Receta de biscotes

Cómo hacer biscotes con niños

El pan es un alimento clave en la alimentación de un niño, por eso os damos esta receta para que podáis hacer biscotes todos juntos. Los podréis acompañar con lo que se os ocurra y estarán riquísimos.

Ingredientes:

  • 80gr de mantequilla
  • 650gr de harina (T 55)
  • 300gr de agua
  • 1 huevo
  • 15gr de sal
  • 40gr de azúcar
  • 40gr de leche en polvo
  • 40gr de levadura fresca Levital

Categoría

Con niños

Ingrediente Principal

Harina

Sin huevo

Paso a Paso:

  1. Para comenzar, disolvemos la levadura fresca Levital en un poco de agua. A continuación, añadimos todos los ingredientes en un recipiente amplio, incluida la levadura.
  2. Mezclamos todos los ingredientes hasta que se integren de manera que la masa tiene que desprenderse de las paredes del recipiente.
  3. Una vez nuestra masa sea totalmente homogénea y uniforme, la sacamos del recipiente y la colocamos en la mesa o encimera, enharinada previamente. Amasamos a mano, aplastando la masa, y la dividimos en dos partes iguales.
  4. Incorporamos la masa en dos moldes de plumcake ligeramente enharinados y aplastamos bien para obtener así una miga firme. Cubrimos los moldes y dejamos reposar durante 90 minutos, aproximadamente, a unos 25ºC.
  5. A continuación, horneamos a 220ºC los moldes entre 30 a 45 minutos. ¡Consejo! Os recomendamos colocar un recipiente redondo o cuadrado metálico en el horno en el cual colocaremos varios cubitos de hielo en el momento de la introducción del pan en el horno para su cocción para así ayudar a que suba la masa. Otra opción es pintar con agua los panes con un pincel dos o tres veces durante la cocción. Si vemos que la cocción es demasiado rápida, recomendamos bajar la temperatura del horno o colocar sobre los panes una hoja de papel de aluminio.
  6. Cuando los panes se hayan cocido, desmoldamos los panes y los dejamos enfriar en las rejillas. Lo más recomendable es dejarlos secar durante 48horas antes de cortarlos. En el caso de que necesitemos los panes para ese mismo día, cortaremos rebanadas de 1 cm aproximadamente con la ayuda de un cuchillo de sierra.
  7. Tostamos las rebanadas en la bandeja del horno a 200ºC. Cuando la cara de arriba esté bien dorada, les damos la vuelta para igualar.
  8. Cuando hayamos tostado todas las rebanadas, las dejamos enfriar en la rejilla del horno y ¡ya tendremos nuestros biscotes listos para comer! Truco: para protegerlos de la humedad, lo mejor es guardarlos en bolsas herméticas.

El biscote es un tipo de pan crujiente presentado siempre en forma de rebanada. Es un aliado perfecto para desayunar o a la hora del brunch. También se utilizan con frecuencia para acompañar patés o cremas de queso a modo de aperitivo antes de las comidas o cenas. Como ocurre con el pan, pueden combinarse tanto con sabores dulces como salados.

Los biscotes se quedan crujientes debido a que se hornean dos veces, la primera para cocerse y la segunda para alcanzar esta textura que tanto nos gusta. Además, se puede ir un paso más allá y añadir a los biscotes frutas secas como ciruelas, pasas sin hueso o arándanos secos. Este tipo de biscotes encajará a la perfección con una completa tabla de quesos o para comerlos solos. Les encantará a tus hijos.

Receta elaborado por los cocineros expertos de Levital.

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}