Focaccia

Focaccia con cebolla y queso de cabra, ¡deliciosa!

Os presentamos esta facilísima receta de una riquísima focaccia, similar a la pizza, que hará las delicias de toda la familia. Podéis invitar a los niños a la cocina y preparar este plato todos juntos con las combinaciones que más os gusten.

Ingredientes:

focaccia de cebolla y queso de cabra
Fuente: Levital
  • 350gr de harina de trigo panadera
  • 220ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • ½ cucharada de sal
  • ½ cucharada de azúcar
  • 15gr de levadura fresca Levital
  • 1 rulo de cabra
  • 2 cebollas blancas cortadas en juliana
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de albahaca
  • Sal gruesa (para la superficie durante la cocción)

Categoría

Con niños

Ingrediente Principal

Harina

Sin huevo

Paso a Paso:

  1. Primero debemos disolver la levadura fresca en un vaso de agua tibia. En otro recipiente mezclamos la harina panadera y el azúcar, realizamos un agujerito con las manos en el centro de la mezcla y añadimos la disolución de la levadura, incorporando progresivamente el agua. Debemos ir empujando la harina hacia el centro, mezclando poco a poco.
  2. Cuando hayamos echado toda el agua, añadimos el aceite y la sal. Una vez estén todos los ingredientes en el recipiente, debemos mezclar hasta obtener una masa bien mezclada, que será nuestra masa para la focaccia. La trabajaremos sobre una superficie amplia, espolvoreada previamente con harina, si es necesario, para que no se nos pegue. El amasado debe ser similar al que realizamos para la masa del pan. Estiramos con fuerza la masa sobre la superficie, la plegamos sobre sí misma, cogemos de un lateral y repetimos el proceso hasta que obtengamos una masa homogénea y fina, que no sea pegajosa.
  3. Una vez tengamos la masa bien amasada, realizaremos una bola con ella y la reservamos en el bol, dejándola reposar tapada con un paño hasta que doble su volumen.
  4. Cuando llegue a ese punto, engrasamos la bandeja del horno con un chorrito de aceite. Extendemos la masa sobre la bandeja hasta que quede repartida de manera uniforme, teniendo en cuenta que su grosor no debe ser superior a 1 cm.
  5. Con nuestra masa extendida, dejamos reposar de nuevo hasta que la masa doble otra vez su volumen. Luego presionamos con los dedos toda su superficie para después esparcir la sal gruesa. Repartimos las rodajas de cebolla y el rulo de cabra hasta cubrir toda la masa. Bañamos de aceite y añadimos la cucharadita de albahaca. Finalmente, horneamos unos 12 minutos a 220ºC hasta que comience a dorarse la parte superior.
  6. Recordad que, al sacarla del horno, deberemos dejar que enfríe durante varios minutos antes de consumir.
  7. Para finalizar, lo mejor que tiene esta receta es que podemos disfrutarla tanto templada como fría, por lo que podremos consumirla hasta un par de días después de su elaboración.

Es fácil, ¿a qué sí?

Esta deliciosa elaboración italiana es conocida en todo el mundo por su forma aplanada, similar a la de la pizza, pero las dos principales diferencias son que la focaccia tiene un mayor grosor y la ausencia de salsa de tomate que caracteriza tanto a la comida preferida de muchos niños y niñas.

En la actualidad, este plato se consume como acompañamiento de pastas y guisos o a modo de rebanadas para la elaboración de sándwiches. Sin duda, ¡es todo un plato todoterreno!

Lo bueno de esta receta es la gran libertad que nos da para ponernos creativos a la hora de cubrirla con todo tipo de combinaciones. En esta ocasión, os proponemos una opción de focaccia con cebolla y queso de cabra que os aseguramos no dejará a nadie indiferente.

Además, esta receta puede disfrutarse tanto recién hecha como templada o fría, lo que es un añadido si queréis llevarla a alguna comida, picnic, etcétera. Apuntad la receta en vuestro recetario personal para hacer las delicias de todos los miembros de la familia.

Esta receta ha sido elaborada por los cocineros expertos de Levital.

También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}