Mini pizza de queso emmental, tomates y piñones

Una receta de mini pizza sana, saludable, perfecta para épocas de entretiempo y ¡superfácil de hacer! Ideal para que las hagan los pequeños de la casa.

También te puede interesar:

Ingredientes:

Para 8 porciones

  • 125 gramos de queso emmental rallado como Emmentaler AOP
  • 8 mini masas de pizza
  • 1 bote de salsa de tomate
  • 24 tomates cherry y 1 tomate amarillo
  • 2 cucharadas de albahaca picada
  • 3 cucharadas de piñones dorados ç
  • Sal y pimienta

Tiempo requerido: 15 min.

Categoría

Con niños

Ingrediente Principal

Queso

Paso a Paso:

1. Precalentar el horno a 200 ° C.

2. Coloque las mini masas de pizza en una bandeja para hornear forrada con papel de horno.

3. Corte los tomates en rodajas finas y pique la albahaca.

4. Ponga los piñones en la sartén.

5. En cada mini pizza, coloque la salsa de tomate, el queso emmental rallado y los tomates.

6. Hornee de 12 a 15 minutos.

7. Cuando esté listo para servir, agregue un poco más queso suizo rallado, piñones y albahaca.

 

Receta elaborada por quesosdesuiza.es

5 motivos por los que comer queso

Que a los niños les encanta el queso no es ningún secreto. Y aunque sabemos que algunas variedades contienen mucha grasa y demasiada sal, lo cierto es que, si se trata de un queso natural y elaborado siguiendo una estricta normativa, es un alimento sano y con numerosos beneficios para la salud de tus hijos. Por ello, aquí te dejamos 5 razones por las que tomar queso en familia.

1. Rico en vitaminas muy necesarias para la salud.

Sabemos que el hecho de proporcionar una alimentación equilibrada a los niños es una de las preocupaciones más frecuentes de todos los padres y madres, y esto incluye una óptima ingesta de vitaminas que son esenciales en el crecimiento a lo largo de la infancia. El queso es particularmente rico en vitaminas A, D, E y K. La vitamina A juega un rol muy importante para la vista y se encuentra solo en alimentos como la leche y el queso. Por otro lado, la vitamina D permite la asimilación de sales minerales como el calcio y el fósforo, imprescindibles para la formación de los huesos y la salud mental.

2. Fuente indiscutible de calcio.

El calcio ha de formar parte de la dieta del niño desde su nacimiento, y es que el cuerpo lo necesita para su desarrollo y crecimiento. Esta sal mineral está presente en los productos lácteos y especialmente en variedades de queso de pasta dura como Le Gruyère AOP o el Sbrinz AOP, que contienen tres veces más calcio que las de pasta blanda. 

3. Algunas variedades son aptas para celíacos e intolerantes la lactosa.

Si tus hijos son celíacos o intolerantes a la lactosa, no van a tener problema alguno para disfrutar de algunas variedades de queso deliciosas, como por ejemplo Appenzeller® o Tête de Moine AOP entre otros quesos suizos. Y es que, debido a su largo proceso de maduración y al hecho de elaborarse con leche sin pasteurizar, se trata de alimentos especialmente fáciles de digerir.

4. Además de ser muy saludable… ¡Está riquísimo!

Como hemos visto, los quesos elaborados de forma natural son, por varios motivos, muy sanos para el organismo, pero es que además… ¡están buenísimos en todas sus variedades! Así, por ejemplo, el Emmentaler AOP, de consistencia blanda y gusto suave, o Le Gruyère AOP, un poco más duro y de sabores delicados y pronunciado aroma, son quesos que suelen gustar mucho a los pequeños de la casa.

5. Tus hijos querrán comerlo solo con verlo.

Las infinitas variedades de este delicioso alimento pueden presentarse de divertidas y originales maneras que seguro llamarán la atención de tus hijos. Así, puedes elaborar con queso desde los bocadillos de toda la vida hasta, por ejemplo, quesadillas, muffins, sándwiches, hamburguesas o deliciosas mini pizzas como éstas de la receta que te detallamos a continuación.

Continúa leyendo nuestras recetas...