Recetas para bebés

Porridge de avena para bebés: receta y beneficios

El porridge de avena (que también podríamos llamar gachas de avena) puede convertirse en una opción excelente para las primeras papillas del bebé, gracias a su alto contenido nutricional, su sabor delicado y textura suave.

Ingredientes:

  • Copos de avena
  • Leche materna o leche de fórmula

Categoría

Primeros sólidos

Ingrediente Principal

Cereales

Sin huevo

Paso a Paso:

  1. Coloca los copos de avena en un procesador de alimentos, y procésalos bien hasta que estén finos (es ideal que adquieran consistencia de harina, para que el porridge presente una textura aún más suave). Reserva en un recipiente de plástico o en un frasco de vidrio que puedas cerrar herméticamente.
  2. A la hora de elaborar nuestro porridge de avena para el bebé, solo tiene que utilizar 1 parte de avena por 2 partes de leche materna o de fórmula. Ponlo todo en una cacerola al fuego y calienta a fuego suave durante 3 a 4 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que la avena se pegue al fondo.
  3. Finalmente, puedes agregar manzana rallada para que se cocine un poco, o servir acompañando con un poco de puré de plátano.

La introducción de alimentos sólidos en la dieta del bebé se convierte en un gran hito en el crecimiento y desarrollo del pequeño, y en un momento sumamente importante para sus padres. Por este motivo, es común que al comienzo surjan ciertas dudas, sobre todo las relacionadas directamente con el momento de la introducción de algunos sólidos en concreto, y en particular qué alimentos son buenos para los bebés, y cuáles deberían evitarse.

Es cierto que, desde siempre, los pediatras han aconsejado empezar por el cereal de un solo grano, como por ejemplo podría ser el caso de la avena, como primer alimento sólido para los bebés. No obstante, siempre es recomendable consultarlo con el pediatra de tu hijo antes de comenzar con la introducción de alimentos sólidos…

En este sentido, no existe evidencia científica que sugiera que el cereal sea el mejor primer alimento para los bebés. Sin embargo, dado que es más fácil de procesar por parte de su pequeño sistema digestivo, el cereal se convierte en un alimento apropiado para introducirlo de forma temprana.

Y aunque muchas mamás ofrecen el arroz como uno de los primeros cereales, lo cierto es que la avena es mucho más rica en nutrientes. La Academia Estadounidense de Pediatría, mientras que es recomendable mantener la lactancia materna exclusiva durante al menos los 6 primeros meses de vida del bebé, no aconseja la introducción de sólidos antes de los 4 meses de edad.

Por otro lado, también respondió recientemente a las inquietudes relacionadas con la presencia de arsénico en el arroz, recomendando la sustitución de los cereales a base de arroz, por avena. Por lo que la avena se convierte en una opción excelente a partir de los 6 meses de edad, desde el momento en el que se comience con la introducción de los alimentos sólidos.

¿Por qué? Muy sencillo: la avena es un cereal especialmente rico en nutrientes, y preparada en forma de porridge (o gachas) adquiere una textura cremosa deliciosa, que suele gustar mucho a los bebés.

¿Qué beneficios aporta el porridge de avena para bebés?

El porridge de avena es un alimento tremendamente nutritivo, que además destaca por su textura suave y cremosa, ideal para el aún delicado sistema digestivo del bebé. Ofrece interesantes beneficios para su salud, entre los que destacan:

Elevado contenido en nutrientes

El porridge de avena contiene cantidades elevadas de fibra, hierro, zinc y magnesio. A medida que el bebé crece, es necesario consumir alimentos y preparaciones que contengan una mayor cantidad de nutrientes.

El porridge, de hecho, se convierte en una manera excelente de introducir texturas porque la avena es suave, pero aún conserva su estructura, por lo que su perfil nutricional ayuda tanto en el crecimiento como en el desarrollo del bebé.

También contiene altas cantidades de proteínas, así como otros elementos y sustancias que pueden ayudar positivamente a la hora de aumentar la inmunidad del bebé, convirtiéndose además en una maravillosa fuente de energía.

Ayuda a prevenir el estreñimiento

Es habitual que muchos bebés tiendan a experimentar algún grado de estreñimiento cuando se comienza con la introducción de alimentos nuevos.

El porridge de avena es una preparación especialmente rica en fibra, por lo que actúa como un laxante natural, siendo tremendamente útil a la hora de prevenir la aparición del estreñimiento.

Esta cualidad es debida a que la fibra presente en la avena agrega volumen a las heces del bebé, ayudando a que el proceso de evacuación intestinal sea muchísimo más suave y fácil.

Es suave con su digestión

La avena es un cereal de un solo grano que es fácil de digerir por parte del delicado sistema digestivo del bebé, por lo que ayuda a promover la sensación de saciedad y un apetito mucho más saludable, mientras previene la formación de los incómodos y molestos gases.

Eso sí, debemos tener en cuenta algo fundamental: un consumo excesivo puede ejercer el efecto contrario, y producir gases y flatulencias, por lo que su consumo en grandes cantidades no está recomendado.

Combina a la perfección con otros alimentos

El porridge de avena destaca enormemente por su gran versatilidad, lo que significa que combina a la perfección con una amplia variedad de alimentos, muchos de los cuales son especialmente aconsejados para bebés.

Por ejemplo, las gachas pueden ser mezcladas con frutas, verduras y otros alimentos, haciendo que se convierta en una preparación aún más sabrosa y emocionante para que el bebé pueda disfrutarlo todavía más. Incluso puede prepararse fácilmente con leche materna, leche de fórmula o agua, para ayudar a que la transición a los alimentos sólidos sea mucho más suave.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo nuestras recetas...