Recetas para el bebé

Puré de chirivía, nabo y zanahoria para el bebé

De textura suave y sabor dulce, el puré de chirivía, nabo y zanahorias es ideal para bebés a partir de 12 meses.

Ingredientes:

  • 50 g de chirivía
  • 100 g de nabo
  • 100 g de zanahoria
  • 300 ml de agua

Categoría

Primeros sólidos

Ingrediente Principal

Zanahorias

Paso a Paso:

  1. Lava bien las zanahorias, el nabo y la chirivía. Luego pélalos y trocéalos bien. Pon estas verduras en una cacerola, cubre con agua, y lleva a ebullición.
  2. Una vez alcance este punto, tapa y deja que se cueza a fuego lento durante 30 minutos (o hasta que las verduras estén tiernas).
  3. Con la ayuda de una espumadera retira las verduras, y con un poco del agua de la cocción, pon todos los ingredientes en el vaso de la batidora, triturándolo todo bien.
  4. Vuelve a añadir más agua de la cocción si lo deseas, hasta conseguir la textura y consistencia deseada.

Recomendación: Si lo deseas, puedes añadir a este puré 100 gramos de patata o de calabaza, lo que aportará aún una textura más suave y deliciosa.

Tanto el nabo como la chirivía (y junto con la zanahoria) son algunos de los primeros alimentos que podemos dar al bebé durante la denominada como fase del destete, que comprende habitualmente entre los 4 a 6 meses de edad. Aunque la introducción de la alimentación sólida en esta época no significa eliminar la lactancia materna.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna hasta los 2 años o más, mientras que la la Academia Estadounidense de Pediatría aconseja hacerlo durante al menos el primer año de vida.

No obstante, mientras que la zanahoria puede darse en forma de puré a partir del sexto mes de vida, se aconseja empezar con el nabo o con la chirivía a partir de los 12 meses, como también ocurre con otros maravillosos y nutritivos ingredientes, como podría ser el caso de la remolacha.

¿Qué beneficios ofrece al bebé este delicioso puré de chirivía, nabo y zanahoria?

Lo cierto es que este puré, además de ser de sabor dulce y muy nutritivo, aporta interesantes beneficios y cualidades nutricionales para el bebé.

Por ejemplo, tanto el nabo como la chirivía destacan por su aporte en carbohidratos y fibra. Mientras que la zanahoria es muy conocida por su alto contenido en caroteno o provitamina A, un antioxidante natural que ayuda a proteger la piel.

La zanahoria también es muy rica en fibra, que favorecen el tránsito intestinal. Y vitamina K, que es útil para la coagulación de la sangre.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}