Recetas de Navidad

Receta de Navidad: cómo hacer hombrecitos de jengibre

¿Hay una receta navideña ideal para hacer en vacaciones con los más peques de la casa que los típicos hombrecitos de jengibre? Deliciosos y fáciles de hacer, es una opción excelente y única para compartir con nuestros hijos.

Ingredientes:

  • ½ taza de mantequilla ablandada
  • ¾ taza de azúcar morena
  • ⅓ taza de melaza
  • 1 huevo grande (a temperatura ambiente)
  • 2 cucharadas de agua
  • 3 tazas de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • ½ cucharadita de sal
  • 3 cucharaditas de jengibre molido
  • ½ cucharadita de canela molida
  • ½ cucharadita de nuez moscada molida
  • Glaseado

Categoría

Navidad

Ingrediente Principal

Harina

Paso a Paso:

  1. En primer lugar vamos a dejar la mantequilla durante un rato fuera de la nevera, para que se ablande. Luego, una vez ablandada, bate conjuntamente la mantequilla y el azúcar morena hasta que la mezcla quede suave y esponjosa. Añade la melaza, el huevo y el agua y vuelve a batir nuevamente hasta que los ingredientes se integren.
  2. En otro cuenco mezcla el resto de ingredientes, menos el glaseado. Luego, una vez mezclados todos los ingredientes, añádelo con la mezcla anterior, batiendo gradualmente para que los ingredientes se combinen bien. 
  3. Divide la masa por la mitad y forma un disco con cada una, cúbrelos con papel film y reserva en la nevera hasta que sea fácil de manejar (habitualmente con 30 minutos será suficiente).
  4. Precalienta el horno a 180 ºC.
  5. Enharina una superficie para poder trabajar en ella la masa. Estira cada porción de masa con un grosor de 3 milímetros como mucho. Con la ayuda del cortador con forma de hombrecitos corta las galletas. 
  6. Engrasa una bandeja para horno (o coloca encima papel para hornear), y coloca las galletas poco a poco con una distancia entre ellas de al menos 5 centímetros, para evitar que se peguen. 
  7. Hornea hasta que los bordes de los hombrecitos de jengibre estén firmes; bastará con 8 a 10 minutos aproximadamente. Para terminar, retira la bandeja del horno y deja que se enfríen por completo.

Llega la Navidad, y ya empieza a oler a canela, almendras molidas, jengibre… y todos los ingredientes que habitualmente se utilizan por estas fechas para la elaboración de los típicos dulces navideños. Ya sean turrones caseros, mazapanes, polvorones, magdalenas o las populares truchas, las fiestas navideñas siempre se convierten en un momento festivo único para elaborar recetas de postres y otros platos exquisitos, y además hacerlos en la compañía de los más peques de la casa. 

Un buen ejemplo son los conocidos hombrecitos de jengibre, muy populares en algunos países, y cuya receta te hemos traído en esta ocasión.

¿Cuál es el origen de los populares hombrecitos de jengibre?

También conocidos como hombrecitos de pan de jengibre, quizá en algún momento te hayas preguntado de dónde proviene no solo su origen, sino por qué tienen esa curiosa forma.

Algunos historiadores coinciden en señalar que la tradición provendría del reinado de Isabel I en el siglo XVI, la cual era conocida por las elaboradas cenas reales en las que se incluían deliciosos mazapanes con forma de fruta, castillos y pájaros. Pero el séquito de la Reina también incluía a un fabricante de pan de jengibre real.

Así, se tiene la constancia de que hizo un banquete con hombres de pan de jengibre para representar tanto a dignatarios como a personas extranjeras en su corte real.

Después de todo se convirtió en un momento creativo en la historia, con el Renacimiento inglés en pleno apogeo. Por ejemplo, William Shakespeare, en 1598, se encontraba escribiendo obras de teatro como la comedia ‘Trabajos de amor perdidos’, donde el payaso Costard dice “si tuviera un solo centavo en el mundo, debería tenerlo para comprar pan de jengibre”. 

Aunque se cree que el pan de jengibre en sí pudo haber sido introducido en Europa Occidental por cruzados del siglo XI cuando regresaron del Mediterráneo oriental, originándose en Asia.

En cualquier caso, se convirtió pronto en un regalo favorito tanto en festivales como en ferias de la Europa medieval, a menudo con otras formas decorativas similares a flores, pájaros, animales e incluso armaduras, especialmente en varias ciudades de Francia e Inglaterra. De hecho, en ellas se organizaban auténticas “ferias de pan de jengibre” durante siglos. 

Pero no fue hasta el siglo XV cuando el término “pan de jengibre” se asoció a pasteles con sabor a jengibre, ya que anteriormente, sobre todo en la Inglaterra medieval, en realidad este término se refería a cualquier tipo de jengibre conservado, y no únicamente al dulce en sí mismo.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo nuestras recetas...