Rosquilletas para llevar a la playa

Las rosquilletas son un tipo de colines o bastoncillos de pan, típicos de la gastronomía valenciana, que se caracterizan por su versatilidad, ya que encajan a la perfección con prácticamente todo, tanto con dulce como salado.

Ingredientes:

  •           40 gramos de levadura fresca Levital
  •           400 gramos de harina de fuerza
  •           50 gramos de aceite de oliva virgen extra
  •           125 gramos de agua
  •           8 gramos de sal
  •           100 gramos de leche

Categoría

Con niños

Ingrediente Principal

Harina

Paso a Paso:

  1. Comenzaremos, en primer lugar, disolviendo la levadura fresca en el agua. Por otro lado, preparamos un recipiente más amplio en el que añadimos la harina, el aceite, la leche y la disolución anterior. Con la ayuda de nuestras manos, mezclamos enérgicamente hasta obtener una masa compacta. Es importante trabajar bien la masa para que quede con la textura idónea. Para ello, la plegaremos sobre sí misma, con fuerza, una y otra vez. ¿Cómo sabremos que la masa está lista? Cuando deje de pegarse a nuestras manos y sea elástica pero sin llegar a romperse.
  2. Una vez tengamos la masa preparada, la dejamos reposar en un bol que taparemos con un paño en un lugar a temperatura ambiente hasta que doble su volumen. Cuando haya transcurrido el periodo de reposo, recuperamos la masa y la dividimos en porciones de, aproximadamente, el mismo tamaño. Con cada una de ellas iremos haciendo bastoncillos alargados. No deben ser excesivamente gruesos. Mientras tanto, precalentamos el horno a 140ºC.
  3. Cuando tengamos todos nuestros bastoncillos listos, forramos la bandeja del horno con papel vegetal o con aceite de oliva y los colocamos. Como añadido, podemos espolvorear sal en escamas. También podemos acompañarlo de trocitos de pipas o frutos secos como cacahuetes. Metemos la bandeja en el horno a la misma temperatura unos 15 minutos aproximadamente. No obstante, el tiempo de horneado es orientativo y varía en función del horno que tengamos en casa. Por ello, es importante que estemos pendientes de la evolución del horneado y cuando veamos que adquieren un color dorado, será el momento de sacar nuestras rosquilletas del horno.

Las rosquilletas son un tipo de colines o bastoncillos de pan típicos de la gastronomía valenciana que se caracterizan por su versatilidad. Y es que este tipo de pan encaja a la perfección con prácticamente todo, tanto con dulce como salado. De hecho, hasta la aparición de los fartons (bollo dulce que se suele mojar en la horchata) eran las rosquilletas las que acompañaban a esta bebida, procedente de la región valenciana de Alboraya.

Hoy en día, se consumen tanto de aperitivo o snack, como acompañamiento de elaboraciones como el humus o el guacamole. Los más golosos, suelen comerlas con una onza de chocolate, un trocito de membrillo, entre otras muchas posibles combinaciones.

Otro punto a favor de las rosquilletas es su elaboración, porque es muy sencilla. Se compone únicamente de harina, levadura fresca, aceite de oliva, agua, una pizca de sal y un poquito de leche. Las roquilletas perfectas deben ser ligeras, crujientes y con un cierto sabor a aceite. Si queremos ir un paso más allá, podemos añadir antes de hornear sal en escamas, frutos secos o pepitas de chocolate. Por ello, es una receta ideal para preparar en casa durante los meses de verano y hacer unos snacks caseros muy sabrosos para llevarse a la playa o a la piscina. También si tenemos una cena o comida de verano en casa podemos prepararlo como aperitivo antes del plato principal.

Receta elaborada por los expertos de Levital.

Continúa leyendo nuestras recetas...