Cómo hacer torrijas

Os enseñamos a dar un toque diferente a las torrijas de Semana Santa con estas tres versiones

Cada familia tiene sus trucos y manías con su preparación, pero sin duda la bandeja de torrijas de la abuela no se cambia por nada del mundo. Os enseñamos el secreto de este delicioso plato de Semana Santa.

Ingredientes:

torrijas postre
Fuente: Levital
  • 300gr de harina de fuerza de trigo
  • 130ml de leche entera
  • 15gr de levadura fresca Levital
  • 6gr de sal
  • 50gr de azúcar
  • 1 huevo

Categoría

Postres

Ingrediente Principal

Harina

Paso a Paso:

  1. Calentamos la leche hasta que esté templada y disolvemos en ella el azúcar y la levadura. Después, añadimos esta mezcla un bol junto con el resto de ingredientes. Mezclamos bien hasta que formen una bola.
  2. Enharinamos una superficie limpia y seca y comenzamos a amasar hasta tener una masa lista y elástica. Después, la introducimos en el bol y tapamos con un trapo de cocina o film de plástico. Dejamos reposar durante un tiempo estimado de 1 hora o hasta que doble su tamaño.
  3. Cuando haya pasado este tiempo de reposo, damos forma de barrote a la masa y la colocamos sobre la bandeja de horno con papel vegetal. Volvemos a tapar y dejamos reposar de nuevo.
  4. Cuando casi haya finalizado el tiempo de reposo, precalentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo y pintamos la barra con huevo. Introducimos en el horno a una altura media y bajamos la temperatura a 160ºC horneando durante unos 15 o 20 minutos. Recuerda que el tiempo es orientativo y dependerá del horno que utilicemos, así que iremos controlando el pan de torrijas hasta que empiece a tomar un color dorado en su superficie.
  5. Sacamos la barra del horno y dejamos que repose el tiempo que sea posible. Cuanto más tiempo, mejor, así estará, más seca y, por tanto, las rebanadas absorberán mejor la leche. De hecho, lo mejor sería prepararla el día anterior. Ya tenemos listo el pan, ahora, ¡vamos a por las torrijas!

¿Hay algún plato que nos recuerde más a la Semana Santa que una buena bandeja de torrijas?

Este manjar tiene origen europeo pero es, sin duda, muy nuestro. No falta en ninguna casa española durante las temporadas de Cuaresma y Semana Santa, y cada familia suele tener sus trucos y manías a la hora de su preparación. Es tradición que las torrijas se hagan a partir de restos de pan duro, pero, si elaboramos nuestro propio pan, conseguiremos que las torrijas resultantes tengan muchísimo más sabor.

A continuación, os proporcionamos tres deliciosas ideas para sacarle el máximo partido a nuestro pan y elaborar unas torrijas inolvidables. ¡Este año van a alucinar todos en casa!

Esta receta ha sido elaborada por los cocineros expertos de Levital.

Torrijas con zumo de naranja

Esta variante de la clásica torrija es, sin duda, de nuestras favoritas. Su elaboración es sencillísima: Tan solo necesitamos el zumo y la ralladura de un par de naranjas.

  1. Incorporaremos la ralladura a la leche que debemos hervir para que se nutra de todo el sabor de la piel de la naranja. Apagamos el fuego, dejamos que infusione y bañamos nuestras rebanadas cuando ya esté tibia.
  2. El zumo, por otro lado, lo calentaremos con tres cucharadas de azúcar y removeremos paulatinamente hasta crear algo parecido a un almíbar espeso, que será la salsa que acompañará a estas deliciosas torrijas llenas de sabor.
  3. Freímos las torrijas, las acompañamos de la salsa, ¡y procuramos no pelearnos por el último trozo!

Torrijas rellenas de crema de queso

Para esta elaboración, necesitaremos  una crema de queso.

  1. Rebanaremos el pan en rodajas más finas de lo habitual. Mezclaremos bien un poco del queso crema con azúcar avainillado y untaremos las rebanadas con esta mezcla. ¡Sed generosos!
  2. Uniremos las rebanadas en parejas, formando "sándwiches" con ellas, y después prepararemos torrijas al uso: bañamos en leche, después en huevo y freímos en la sartén. Espolvoreamos con azúcar al gusto y, ¡a disfrutar!

Torrijas caramelizadas

Una variante moderna, innovadora y, sobre todo, MUY dulce. ¡No apto para empalagosos!

  1. Eliminamos el segundo baño en huevo de la torrija clásica, centrándonos en el primer baño en un cazo con leche al que incorporaremos, como novedad, seis cucharadas soperas de azúcar y varias ramitas de canela.
  2. Llevamos la mezcla a punto ebullición para que caramelice y cocemos 5 minutos a fuego suave.
    Dejaremos reposar para que pierda calor y bañaremos las rebanadas en la mezcla, dejando que se empapen bien. Las escurrimos sobre una rendija y, cuando dejen de gotear, las meteremos en la nevera, donde deben tener un reposo frío de al menos una hora.
  3. A la hora de presentarlo, espolvorearemos azúcar sobre cada torrija que quemaremos con un soplete de cocina. ¡El contraste entre el crujiente del caramelo y la suavidad del pan no dejará indiferente a nadie!

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}