3 claves para renovar tu dormitorio por poco dinero

Puedes tener la habitación de tus sueños realizando pequeños cambios y sin que afecte (mucho) a tu bolsillo. Solo tienes que prestar atención a tres factores clave: textiles y ropa de cama, iluminación y orden.

Es el lugar donde duermes, descansas, te relajas, desconectas de la rutina diaria, guardas tus cosas más queridas. Es el espacio donde comienzas y acabas el día, el más íntimo de la casa. Por eso es necesario que tu dormitorio sea una estancia que invite al descanso y al sueño tranquilo, y también el lugar donde te encante despertarte. 

Por todos estos motivos, es deseable que pienses no solo en su distribución inicial, sino en cómo renovarlo para adaptarlo a los cambios que experimente tu familia, a las estaciones del año y a tus nuevas necesidades. Puedes hacerlo, y con un presupuesto mínimo. ¿La clave? Tener en cuenta tres factores para conseguir un dormitorio de ensueño e inspirarte en las preciosas ideas de todo un experto en decoración: IKEA. 

1. Textiles y ropa de cama: una nueva cara para tu cuarto

Sábanas frescas y relajantes, suaves fundas nórdicas, cojines mullidos, cortinas y estores que difuminen la luz, colores que invitan al descanso... Los textiles y ropa de cama son esenciales por su función decorativa y por su contribución a un sueño reparador. Y renovarlos no acabará con tu presupuesto si confías en las buenas ideas de IKEA

Así, los colores pastel, los grises fríos y un sutil diseño floral harán que tu dormitorio sea relajante y acogedor. Pero también puedes elegir colores vivos, combinándolos con el blanco, para estrenar el buen tiempo. Con la nueva temporada, cambia el nórdico por una colcha fina, de colores más veraniegos, y elige cojines y cortinas de fibras naturales, que aportan frescor a la estancia. Y ten en cuenta lo básico: la decoración del dormitorio debe reflejar tu personalidad y necesidades, más allá de las tendencias. 

2. Almacenaje: el secreto de tener todo en orden

El dormitorio es una estancia que combina dos usos que a veces van en direcciones opuestas: el descanso y el almacenaje de un montón de ropa, accesorios y objetos personales. ¿Cómo conseguir mantener el orden en una estancia que debe propiciar la relajación?

Hay múltiples complementos y soluciones que harán que cada cosa esté en su lugar y maximizará el provecho que le sacarás a tu armario: compartimentos, cajas que pueden ser transparentes, cestas, fundas y zapateros colgantes, perchas múltiples... También es clave que elijas bien la mesita de noche para guardar todo lo que necesites tener a mano: el libro que estás leyendo, alguna crema que uses justo antes de irte a dormir, medicinas, agua...

Si optas por tener un vestidor, no necesitas disponer de una habitación entera independiente. El sistema que más se adapta a cualquier estancia y la convierte en estos dos espacios es el almacenaje abierto, que te permitirá crear dos ambientes sin muchos metros cuadrados. 

3. Iluminación: el poder de la luz para cambiar una estancia

Si la luz es clave en cualquier espacio, en el dormitorio lo es aún más, ya que necesitas diferente iluminación para dormir, leer, arreglarte (y maquillarte si tienes un tocador) por la mañana, estar con tu pareja... 

El truco está en combinar diversos puntos de luz: además de la general del techo, coloca focos dirigidos a los armarios y las cómodas para que sea más sencillo encontrar la ropa, y compleméntalo con iluminación integrada dentro de los cajones y estanterías. Las luces de pared flexibles son ideales si te encanta leer por la noche metida en la cama, pero para limpiar y hacer la cama es imprescindible contar con una buena luz general. 

Un sencillo truco es instalar un regulador de intensidad lumínica: podrás disponer de la cantidad de luz perfecta tanto para cambiar las sábanas como para disfrutar de una noche romántica. Y recuerda que una luz difuminada en la mesilla de noche es indispensable para un buen descanso. 

¿Quieres conocer más trucos para renovar tu dormitorio? Apóyate en los especialistas en la vida del hogar como IKEA, una empresa que dedica mucho tiempo y esfuerzo a estudiar y comprender cómo vive la gente en sus hogares para ofrecerles soluciones que mejoren su día a día a través de productos que además de bonitos son prácticos, sostenibles y para todos los bolsillos. Anímate y da un cambio de aires a esa estancia. ¡Al fin y al cabo es la primera que ves cada mañana! 

Continúa leyendo