Vídeo de la semana

Efectos de la dislexia

La dislexia infantil y sus síntomas

Se trata de una alteración que no solo afecta a la lectoescritura, también influye en otras habilidades. Puede presentarse tanto en niños como en niñas y no tiene nada que ver con su nivel de inteligencia. Es importante conocer los síntomas que puede provocar porque lo fundamental es hacer una detección temprana para ayudar al niño a tratar la dislexia.

dislexia
Fuente: iStock

La dislexia es un trastorno caracterizado por la dificultad para reconocer palabras, la lectura lenta y la escasez de comprensión. No obstante, no se trata solo de tener dificultad con la lectura y la escritura, la realidad es que también afecta a otras aptitudes como a la velocidad de procesamiento, a las habilidades motrices, a la percepción auditiva y visual, a organización y a la memoria, entre otras.

No todas las personas que la presentan tienen todos los síntomas, ni tampoco los padecen con la misma gravedad. Eso sí, en todos los casos es esencial diagnosticarla y tratarla cuanto antes para evitar complicaciones como problemas en el desarrollo, problemas de autoestima, insomnio, frustración

Como puede tener un componente hereditario es habitual que varios miembros de la familia puedan verse afectados por ella. De hecho, se da tanto en niños como en niñas con inteligencia normal, sin ningún tipo de problema físico o psíquico y es un trastorno que no afecta a otras de las capacidades cognitivas. Es más, a pesar de lo que se pueda pensar, algunas personas disléxicas llegan a desarrollar un nivel más alto de inteligencia pues acaban agudizando en mayor medida sus sentidos.

Comienza a ser identificable en la etapa de preescolar, persiste durante la niñez y adolescencia e incluso pueden mantenerse algunos síntomas durante la edad adulta. Este trastorno no se manifiesta ni de la misma forma ni con la misma intensidad en cada niño. Por tanto, su recuperación también será diferente según cada persona y según el entorno familiar y escolar al que pertenezca.

La dislexia en sí es un trastorno crónico por lo que, como decimos, se mantiene a lo largo de toda la vida. No obstante, la forma en que se expresa será muy distinta según avance en el desarrollo evolutivo de cada persona.

Y es que, "no se cura dejando pasar el tiempo", es preciso hacer un diagnóstico de manera precoz con el fin de ayudar al niño de forma eficaz. Para ello, ante cualquier signo de sospecha, lo mejor es consultar con el pediatra del pequeño. Veamos algunos síntomas que pueden ser causa de ello.

Síntomas de dislexia

Estos son algunos de los síntomas más comunes. Cabe recordar que no se tienen por qué presentar la totalidad de los mismos:

  • Lectura lenta, dificultosa y con errores.
  • Trasposición de letras o cambio de orden.
  • Dificultad para pronunciar o articular palabras.
  • Confusión de palabras con pronunciación similar.
  • Mala ortografía.
  • Uniones o separaciones incorrectas de las palabras.
  • Problemas para mantener la atención.
  • Dificultad con la memorización (problemas con la memoria a corto plazo y con la organización de pensamientos).
  • Dificultad con la automatización de aprendizajes (por ejemplo, seguir instrucciones, aprender rutinas).
  • Dificultad para llevar a cabo tareas en las que son necesarias varias habilidades.

Un niño disléxico podrá aprender a leer, pero lo logrará utilizando métodos diferentes. Por eso, es importante hacer una detección temprana, para brindarle las estrategias y técnicas adecuadas para que pueda enfrentarse a sus dificultades con la lectoescritura y pueda potenciar habilidades que le permitan entender y memorizar textos.

 

 

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo