Pandemia

La pandemia ha aumentado los casos de depresión y ansiedad en la adolescencia

Varios estudios recogen que la COVID-19 ha provocado alteraciones en el estado emocional de los niños como la depresión o ansiedad. ¿Qué podemos hacer para evitar que vaya a más?

La adolescencia es la etapa más complicada del desarrollo emocional, físico y personal, en la que descubrir y experimentar son los protagonistas de la vida de los menores. Algunos tienen que encontrarse consigo mismos y enfrentarse a la vida sin ayuda de los padres. Es una etapa que queda marcada en la memoria y una de las más salvajes. En esta ocasión, los adolescentes que atraviesan estas edades en plena crisis sanitaria por el coronavirus se les ha arrebatado en gran medida ese desarrollo.

Un estudio publicado en la revista de Psiquiatría Infanto-Juvenil determina que los niños entre 7 y 15 años se han visto expuestos a cambios en las rutinas de vida, motivados por el distanciamiento social y la limitación de la movilidad que han provocado alteraciones emocionales como la ansiedad o la depresión. Según este estudio, es probable que estas alteraciones emocionales perduren con el tiempo aunque ya no estemos en cuarentena. El estudio concluye que los niños tienen mayor porcentaje de depresión, ansiedad social, sensación de inutilidad, irritabilidad y pensamientos negativos que algunos adultos.

Relacionado con el estudio anterior, hay otro estudio que percibe que el 44% de los jóvenes tiene problemas para dormir según un estudio sobre el impacto emocional de la COVID-19 realizado por la Fundación Troconiz Santacoloma y el Ayuntamiento de la de Portugalete. El estudio revela que los niños y niñas entre 13-15 años tienen mayor tensión y nerviosismo que antes de la pandemia. Este estado de irritación hace que sin quererlo acaben pagándolo con los demás miembros de la familia o con sus amigos. El estudio cree que aunque el proceso de vacunación se encuentra en España entre los mejores del mundo, será algo que llevará tiempo en superarse y algunos necesitaran de visitas al psicólogo para controlar esas iras.

En este estudio de la Fundación Troconiz, se aprecia que un 70% de los jóvenes han apoyado a sus compañeros con situaciones de depresión o ansiedad en los primeros meses de la pandemia. Los jóvenes se han sentido enfadados y culpables por cómo les han hecho sentir los mayores como por ejemplo con los carteles del metro de Madrid de “Si vas de fiesta la próxima estación puede ser el tanatorio”. Se han sentido abandonados, enfadados y responsables por el contagio o la muerte de algún familiar que les ha llevado a sumirse en una espiral de ansiedad y depresión. Según el estudio, una gran mayoría reconoce haber estado en botellones o fiestas, pero ellos no son los únicos culpables, ya que aseguran “los adultos tampoco hacen las cosas tan bien como creemos”.

Un futuro incierto

Este no es el único estudio que demuestra las consecuencias negativas que ha tenido la pandemia en los jóvenes ven aún más un futuro desolador y se sienten poco optimistas. El estudio finaliza aclarando que siete de cada diez jóvenes piensan que la sociedad tras la pandemia será igual o peor. Sus futuros laborales se ven envueltos en la tasa de paro más alta de la Unión Europea con un 39,9% frente al 16% de media de los países vecinos, según los últimos datos publicados por Eurostat. Esto quiere decir que los menores de 25 años se ven obligados a emigrar y buscar salidas laborales fuera de nuestras fronteras para poder vivir, ya que muchos aseguran que “no viven, sobreviven”.

Continúa leyendo