Seguridad

Cómo actuar si tengo o me cruzo con un percance en carretera

En carretera siempre estaremos expuestos a sufrir imprevistos, muchas veces situaciones engorrosas por la que nadie quiere pasar, pero en las que será fundamental saber cómo actuar correctamente para salir del apuro y, sobre todo, evitar consecuencias mayores.

Hombre junto a su coche averiado
Foto: depositphotos

Cuando pasamos muchas horas en la carretera, bien sea por ocio o por trabajo, siempre nos exponemos a la posibilidad de que algún percance nos suceda. Puede ser desde un simple pinchazo, una avería o incluso un rascazo o choque con otro vehículo. Y sea cual sea, estaremos ante una situación engorrosa por la que nadie quiere pasar, pero será fundamental saber cómo actuar correctamente para salir del apuro y, sobre todo, evitar consecuencias mayores.

 

Si tienes que parar el coche en la carretera porque has tenido algún tipo de avería, ante todo, deberás señalizarlo de la forma más rápida posible porque te puedes convertir en un obstáculo para el resto de usuarios de la vía. Y para hacerlo de manera adecuada, la startup viguesa Help Flash nos ofrece varias claves:

-Apartarse para no estorbar: siempre que sea posible, tienes que detener el coche en el arcén; y en caso de que no hubiera, hay que dejarlo lo más apartado posible en el lado derecho evitando salidas de curvas, cambios de rasante o zonas de escasa visibilidad.

-Accionar las luces de emergencia: si estas parado en autopista o autovía, en condiciones de baja visibilidad o entre la puesta y la salida del sol, además de encender las luces de emergencia se pondrán también en marcha las de posición, y en su caso, las de gálibo. Además es fundamental señalizar con las luces Help Flash, no bajarse del coche y de hacerlo que sea por el lado más alejado de la circulación y que sea para ponerte a salvo en una zona de no circulación de vehículos y por supuesto nunca andar por la calzada. 

-Ponerse el chaleco reflectante: cuando ya has parado correctamente y revisado las luces, y antes de salir del coche, tendrás que colocarte el chaleco reflectante -por lo que es importante guardarlo siempre dentro del coche-. Y aunque no es obligatorio que el resto de pasajeros también salgan del coche con el chaleco, es altamente recomendable para evitar posibles atropellos (aunque es mejor que se queden dentro o que se alejen lo máximo posible de la carretera).

-Colocar los triángulos de seguridad: según el artículo 130 del Reglamento General de Circulación (RGC), no es obligatorio utilizar los triángulos de preseñalización si las condiciones de visibilidad o de la circulación lo impiden o no son seguras. Pero cuando se pueda, la ley obliga a colocar los triángulos a 50 metros del vehículo averiado (aproximadamente 80 pasos), siempre y cuando, desde ese punto, se pueda ser visible a una distancia de 100 metros (el doble de la distancia que nos separa de nuestro coche).

-Solicitar ayuda: cuando ya has realizado todos los pasos anteriores, es hora de llamar a asistencia en carretera, tu seguro o incluso a la guardia civil de tráfico si fuese necesario. Es importante identificarse y cuanto más detallada sea la información facilitada, mayor será la probabilidad de que los servicios lleguen lo antes posible, tanto para atender a los heridos como para retirar el vehículo averiado del vial y restablecer la circulación.

En caso de accidente, sigue la regla PAS

Accidente con el coche
Foto: depositphotos

Asimismo, en caso de verse involucrado en un accidente o verlo, solo hay una regla a seguir: PAS. Estas iniciales son el significado de los pasos que debes dar en este supuesto, tal y como subrayan desde la Dirección General de Tráfico (DGT). El primero, Proteger, tanto el lugar como a ti mismo; segundo, Avisar a los servicios de emergencia, facilitando el lugar, el número de heridos, así como su estado, o cualquier información que pudiera ser relevante para actuar; y, en tercer lugar, Socorrer. De hecho, ante esto último cabe saber que todo conductor tiene la obligación de prestar auxilio. De no hacerlo, estarías incurriendo en un delito muy grave, de omisión de socorro, castigado con hasta 4 años de prisión.

Eso sí, como norma general, no se debe mover a los heridos ni sacarlos del coche; si es un motorista, no le quites el casco; no le des bebida ni comida ni medicamentos y no te marches hasta que los servicios de emergencia te lo indiquen.

foto Jose Manuel

José Manuel González

Autor del blog Motor en SerPadres.es

Vídeo de la semana

Continúa leyendo