Vídeo de la semana

Seguridad

Cuatro asistentes clave a la hora de elegir un coche actualmente

Los sistemas de asistencia a la conducción facilitan el manejo del vehículo al conductor y suponen mayor seguridad para sus ocupantes, una seguridad que podría salvar muchas vidas en los próximos diez años

El Seat Ateca 2020, uno de los vehículos más seguros de su segmento
Foto: Seat

Sabemos lo importante que es para ti velar por la comodidad y seguridad de los tuyos. Y más cuando se trata de salir a la carretera, un trayecto en que nunca sabemos lo que puede llegar a pasar o lo que podemos necesitar. No obstante, hay que resaltar que los coches cada vez incorporan más elementos de confort e infoentretenimiento para sus ocupantes. Asientos ergonómicos, consola a la altura de la vista, conectividad con tu propio teléfono móvil, control por voz… todo contribuye a mejorar la experiencia al volante.

Pero hay otros elementos invisibles que ganan cada vez más protagonismo: los sistemas de asistencia a la conducción, o también, y menos conocidos, como sistemas ADAS (Advanced Driver Assistance Systems, por sus siglas en inglés). Se trata de unos asistentes automáticos que aportan seguridad a la conducción a la vez que facilitan las situaciones cotidianas de tráfico. Según un informe de la Comisión Europea, su incorporación puede salvar más de 10.500 vidas entre el 2020 y el 2030. Con ellos, el nuevo Seat Ateca 2020 se ha reforzado hasta convertirse en uno de los vehículos más seguros de su segmento.

Un trayecto sin sobresaltos

Travel Assist Seat Ateca
Foto: Seat

Concretamente, y según el European Road Safety Observatory (ERSO) 2018, entre un 40% y un 60% de los conductores de la Unión Europea superan los límites de velocidad. En este sentido, se ha demostrado que reduciendo levemente la velocidad, también disminuye la gravedad de los accidentes de tráfico. Teniendo en cuenta que la mayoría de ellos se producen por el factor humano, pequeñas cosas como anticiparse a rebajar la velocidad pueden marcar la diferencia. Por ello, los sistemas de asistencia a la conducción son un factor clave en la seguridad al volante.

El primero de ellos es el Travel Assist. Apretando un botón se puede activar esta función que guía el coche dentro del carril, mantiene una velocidad de crucero segura con el tráfico precedente y, combinado con ACC predictivo, anticipa al trazado de la carretera y regula la velocidad a partir del reconocimiento de señales. Y es que para conducir correctamente, es necesario adaptar la velocidad a los límites de la vía y al estado del tráfico. "Es un sistema que aporta mucho confort porque puede llegar a asistir la conducción en velocidades altas a la vez que mantiene el coche sin salirse del carril", destaca Marc Seguer, responsable de ADAS del fabricante español Seat. Aun así, para preservar la seguridad y la legalidad, el conductor debe monitorear el sistema, mirar a la carretera y tener las dos manos en el volante.

Con mi casa a todas partes

Sistema de asistencia al remolcado
Foto: Seat

El uso de caravanas va al alza en Europa. Según Johannes Fleck, responsable de Producto, Planificación y Estrategia de Seat en Alemania, "los conductores están descubriendo cada vez más las posibilidades que ofrecen estos vehículos y el Ateca es un coche ideal para remolques de gran tamaño. Aun así, se requiere mucha experiencia y habilidad, especialmente al maniobrar hacia atrás. Si giramos hacia la izquierda, la caravana se mueve en la dirección opuesta". Por este motivo, un sistema como el Trailer Assist ofrece una ayuda extra en tan solo tres pasos: seleccionar la marcha atrás, apretar el botón de ayuda al estacionamiento y, mirando a través de la cámara trasera, regular el retrovisor exterior hacia el lado donde se quiere orientar.

Para evitar accidentes

Asistente pre-colisión Ateca
Foto: Seat

¿A quien no le ha dado sueño en el coche mientras conducía? Pero para evitar estas situaciones, el nuevo Seat Ateca ha integrado el asistente de emergencia: en el caso de que el vehículo detecte que el conductor no interacciona con el volante durante unos segundos, primero enviará señales sonoras y visuales para buscar una reacción y hasta hará un amago de frenado. Si no hay respuesta, el asistente encenderá los intermitentes y reducirá la velocidad hasta detener el coche sin salirse del carril. "Cada vez son más necesarios asistentes que no solo avisen a los conductores de las situaciones de peligro, sino que incluso tomen el control activo del vehículo para corregir cualquier conducta anómala", señala Mario Arnaldo Fernández, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

Y cuando el accidente es ya inevitable, lo más importante es procurar la protección de los ocupantes del vehículo. Para ello, se ha creado el asistente pre-colisión. Ante un potencial riesgo de colisión, los sistemas a bordo trabajan conjuntamente y preparan el vehículo para un hipotético impacto: "Activa las luces de emergencia, tensa los cinturones de seguridad reversibles y cierra las ventanas para paliar las consecuencias de un accidente", explica Marc Seguer de Seat.

foto Jose Manuel

José Manuel González

Autor del blog Motor en SerPadres.es

Continúa leyendo