Motor

Ford pone al día al Fiesta

Ford actualiza su compacto pequeño para adaptarlo a las demandas actuales del mercado y para abrazar la electrificación por primera vez en el modelo.

Ford
Ford

Mucho hemos escrito en este portal sobre la dificultad de renovar un vehículo exitoso. La misión es complicada, pues variar la estética o apostar por nuevas tecnologías en un coche que funciona es un proceso que debe ser acertado o puede ser fatal. Este ocurre sobre todo cuando se cambia de generación, pero también cuando se alcanza aquello que los fabricantes llaman la media vida de una generación, momento en el que toca retocarlo, sutilmente, para garantizar que sigue cumpliendo las expectativas según las necesidades actuales del mercado. Eso es lo que hizo Seat con el Ibiza o el Arona hace relativamente poco, y esto es lo que ha hecho Ford con el Fiesta ahora.

En España, el Fiesta es el cuarto coche más vendido de la marca, solo por detrás del superventas Puma, del Kuga y del Focus. Sus características lo convierten en el coche favorito de muchos jóvenes, sobre todo esa versión ST deportiva, y en un perfecto vehículo para ser un segundo coche de cara a desplazarnos al trabajo o ir a la compra porque, no nos dejemos engañar, su tamaño es pequeño pero ofrece unos más que correctos 311 litros de capacidad de maletero, suficiente para la compra de toda una semana e incluso del equipaje para escapadas cortas.

Cambios sutiles y electrificación

Fiesta
Ford

¿Qué es lo que se pide en el mercado actual? La electrificación y la tecnología de conectividad y de seguridad. En eso es exactamente en lo que se ha centrado Ford con el nuevo Fiesta. Repasando los cambios estéticos se ven pocas novedades. Se ha rediseñado el capó para que el frontal sea más elevado y la parrilla es más grande, con lo que el logotipo se desplaza a la parrilla. Al mismo tiempo, Ford ha optado por incluir los faros LED de serie, dejando los Matrix LED como la opción. A partir de ahí cada acabado introduce cambios específicos, pasando por el Trend y el Titanium como los más elegantes, el Active como el que le aporta estilo SUV y el ST-Line como el más deportivo antes de la versión ST. En el interior destaca su nueva pantalla de instrumentos de 12,3 pulgadas.

En cuanto a los motores, Ford apuesta por la microhibridación para las opciones de gasolina EcoBoost del fiesta. Así, el nuevo compacto dispondrá de un motor EcoBoost Hybrid de 1.0 litro con 100, 125 o 155 CV de potencia, las más potentes pueden optar por la transmisión automática. El Fiesta ST, por su parte, además de los cambios lógicos en su diseño para hacerlo más agresivo y deportivo, optará por un motor EcoBoost de 1.5 litros que entrega 200 CV y 320 Nm de par máximo. También añade cambios en el chasis para conseguir un dinamismo más directo y divertido.

En cuanto a la tecnología, además del nuevo cuadro de instrumentos digital, se añaden funciones novedosas como la Luz de Maniobra y la Luz de Mal Tiempo en caso de montar los faros Matrix LED o la Alerta de Dirección Contraria, que alerta al conductor si entra en carreteras señalizadas como prohibidas. También dispondrá de tecnologías conocidas como el control de crucero adaptativo o el reconocimiento de señales, así como el Active Park Assist o el mantenimiento de carril.

También te puede interesar:

Continúa leyendo