Motor

La moto también existe en invierno

Salir en moto es una pasión que no entiende de edades, situación familiar o climatología. Os dejamos los consejos más útiles para salir en moto en invierno.

moto
pexels

Crear una familia no está reñido con ser uno mismo. Poder disfrutar de nuestros momentos a solas, de nuestras aficiones y pasiones, reforzará el vínculo más fuerte que tendremos en la vida. Por ese motivo, os animamos a coger vuestras monturas y lanzaros a la carretera, también en invierno. Para hacerlo de forma segura y confortable, os dejamos los consejos más útiles para salir en moto con frío.

Muchos motoristas lo son de corazón, porque necesitan y suspiran cada vez que sienten el aire contra su torso montados sobre dos ruedas. La afición no entiende de edades, como tampoco de clima, pero es lógico que con la llegada del frío, y las situaciones complicadas en carretera, las ganas vayan en descenso y terminemos por despedirnos de nuestras máquinas durante una temporada. Con la bajada de temperaturas llegan los problemas en el asfalto, la falta de adherencia y errores que no suelen sucederse en verano. Por ese motivo, las precauciones deben ser mayores y el equipamiento más adecuado todavía.

SH
Honda

Equipamiento a disponer

El frío en sí es imposible eliminarlo, como tampoco el calor en pleno verano. Lo que sí podremos es afrontarlo gracias a la amplia variedad de equipamiento disponible a día de hoy, tanto en ropa como de piezas y extras para la moto. Los puños térmicos serán los aliados de cualquier aventurero y, en los modelos premium y sobre todo tipo trail, también se ofrecen asientos calefactables. Estos extras nos obligarán a modificar el sistema eléctrico de nuestra máquina, por lo que deberemos pasar por un instalador con experiencia y conocimientos previos.

Si no quieres toquetear la electrónica de la moto puedes recurrir a elementos externos como: manoplas y mantas cubrepiernas. No ofrecen calor por sí mismas, a no ser que cuenten con su propia batería, pero reducen el impacto del viento y sus consecuencias. Muchos de ellos son solo recomendables para la moto de uso diario, ya que complican la conducción al entrometerse en nuestra ergonomía con la máquina. La pantalla o carenabris y los paramanos son otros de los elementos aftermarket más utilizados y recomendados, tanto en invierno como en verano. Su instalación mejorará la resistencia al aire y la protección de tu cuerpo, algo que se agradece en cualquier estación pero especialmente cuando la temperatura baja.

ropa invierno
Pexels

Ropa para todos los gustos

Luego está la parte individual, o de equipamiento personal. La experiencia nos ha hecho comprender la importancia de tener las manos y los pies bien aislados. Los guantes no solo protegen nuestras manos ante una caída, que es su función principal, también podremos mantener la temperatura a raya si nos hacemos con unos de calidad. Es más, existen modelos calefactados con su propio sistema eléctrico. Con las botas sucede lo mismo y ambos elementos deben ser impermeables. Antes era complicado encontrar algo que encajara en nuestras necesidades funcionales y, aun así, tuviera un diseño moderno y acorde con nuestra personalidad. Por suerte, el mercado actual cuenta con marcas de todo tipo, estilo y calidad.

Bajo el casco también puedes sumar alguna capa, es un elemento por el que se escapa mucho calor y se filtra más aire del que pensamos. La pantalla es otro elemento clave y siempre se cometen los primeros errores con ella. Por ejemplo, poca gente tiene en cuenta que en invierno el sol nos acompaña menos tiempo. Volver a casa, a oscuras, con una pantalla negra, se convertirá en un suplicio y nos espera una migraña posterior asegurada. La braga es esencial para el cuello, como la ropa térmica para las prendas interiores y la oferta también es de lo más variada.

moto
Pexels

La moto a punto

Con estas bases asentadas, podremos lanzarnos a la carretera. Será entonces cuando tocará tener los neumáticos en su estado óptimo y conocer los límites de un asfalto helado. Incluso con las gomas adecuadas, el frío implica una pérdida de presión en las ruedas. Los pilotos más experimentados recomiendan utilizar neumáticos mixtos que resistan temperaturas por debajo de los 20 grados, con un dibujo pensado para evacuar el agua de la zona blanda.

La  batería sufrirá las consecuencias del frío, es inevitable. Su capacidad se verá reducida drásticamente y, por ese motivo, se suelen testear en condiciones climatológicas diversas. Para evitar quedarnos sin energía, es necesario mantenerla limpia, arrancar la máquina de vez en cuando durante un tiempo sustancial y tener a mano alternativas para cargarla.

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo