Viajar en familia

Los padres gastan una media de 96 horas al año en subir a sus hijos en el coche

Sujetar a los pequeños de la casa a las sillitas de retención infantil obligatorias, o cargar el vehículo con todos los elementos necesarios para el trayecto, son algunos de los aspectos que retrasan la salida.

Viaje en familia
Foto: depositphotos

Visitas al baño de última hora, rabietas interminables ya que no les apetece calzarse o ponerse el abrigo porque "ahora no tengo frío" (aunque llueva, truene o viente), decidir qué juguete quieren llevarse cada día al colegio, o con qué serie se van a entretener durante un viaje de fin de semana… ¡Y todo sin salir de casa! Y es que conseguir cerrar la puerta y llegar al coche a diario es solo una parte del reto al que se enfrentan las familias con niños. Aunque falta el más difícil todavía: convencerles para que entren en el coche (y en la mayoría de las ocasiones no adelantarles que es para ir al dentista o el médico), lograr sujetarlos a las sillitas de retención infantil obligatorias (SRI) y cargar todo lo necesario en el maletero. Esta es una odisea a la que padres y madres dedican un total de 96 horas al año, es decir, cuatro días enteros, según un estudio que el fabricante automovilístico español Seat ha realizado en España, Alemania y Reino Unido.
 

En concreto, la encuesta concluye que los progenitores tienden a alargar sus rutinas una media de 20 minutos para contrarrestar las demoras provocadas por la tarea de poner a sus hijos en el coche. Algo que tienen en común los tres países de la encuesta, aunque hay un 10% de españoles y un 6% de alemanes que aseguran que deben anticiparse al menos 40 minutos por si el momento de entrar en el coche se alarga. Y esta rutina empeora si los pequeños tienen entre dos y tres años, según el estudio, en el que un 41% de los padres asegura que cumplir con ese hábito es más difícil con pequeños de esas edad.

Pero lo que más tiempo les quita es lograr que los niños se pongan los zapatos y el abrigo para salir de casa. Además del momento de colocarlos en el SRI y abrochar los cinturones de seguridad, tener que ir al baño siempre a última hora son otras de las grandes preocupaciones de los padres en cuanto a tiempo. De hecho, Seat ha determinado en este estudio que el tiempo que se pierde en este proceso diario hace que padres y madres a veces lleguen tarde al trabajo. En España es donde más sucede: más de la mitad de los progenitores (55%) se retrasa en su entrada a la oficina al menos una vez a la semana. De estos, en el 45% de los casos la frecuencia de retrasos es de más de uno por semana y un 21% reconoce que se demora todos los días. Del total, solo el 19% de los encuestados nunca llega tarde.

Madre abrochando a su hijo en el SRI
Foto: Seat

Y qué mejor para conseguir que el proceso de entrar en el coche sea lo más corto y rodado posible que el viejo truco de los incentivos: poder escuchar su música favorita, prometer algo al llegar al destino, dejarles la tableta para que vean sus programas preferidos u ofrecerles dulces y golosinas están entre las técnicas más populares. Es más, en España es el país donde más normalizados están los incentivos, con casi tres cuartas partes de los padres que los usan.

Aún así, ¿hay algo mejor que charlar con ellos, cantar o jugar al "Veo Veo" juntos, o simplemente oír su risa? Los trayectos en familia son inigualables y es mejor quedarse con los momentos buenos.
 

foto Jose Manuel

José Manuel González

Autor del blog Motor en SerPadres.es

Continúa leyendo