Motor

Mazda actualiza su buque insignia

Mazda renueva el CX-5 con sutiles cambios estéticos y algunas funciones añadidas como un sistema de selección de modos de conducción.

Mazda
Mazda

Actualizar un modelo exitoso es uno de los retos más complicados a los que se enfrentan las marcas. Aun así, es inevitable tener que enfrentarse a la misión de renovar un coche muy vendido y cuanto más se retrase el momento, peor, pues al ritmo al que evoluciona la tecnología, y el sector del automóvil es cada vez más tecnológico, quedarse rezagado es sinónimo de perder dinero. Bien lo sabe Mazda, que cuenta con una sólida gama formada por coches como el Mazda3 o los SUV CX-3, MX-30, CX-5 o CX-30. Cuentan todos con un diseño muy reconocible, un nivel de seguridad muy elevado y una carga tecnológica interesante. Sin embargo, alguno de ellos, el CX-5, por ejemplo, parece no haber cambiado en mucho tiempo.

Sin embargo, esa afirmación no es cierta y demuestra el buen hacer de la marca creando coches. El CX-5 ha sido renovado para el año 2022, con un lavado de cara estético, muy sutil, pues su diseño no envejece, premio para sus diseñadores y su filosofía estética, y con añadidos tecnológicos y nuevos acabados disponibles para adaptarlo al mercado actual. El riesgo de quedarse desfasado es real, pero Mazda ha actuado a tiempo con su todocamino más vendido.

La senda del éxito

Mazda
Mazda

Y lo ha hecho sin desviarse del camino que la convierte en una firma exitosa. El Mazda CX-5 sigue luciendo elegante y atractivo gracias a ese diseño basado en la filosofía ‘jinba ittai’, que traducido sería algo así como la ‘unión del jinete y su caballo’. Eso quiere conseguir Mazda con sus vehículos, crear un ecosistema cómodo de conducir en los que priman la seguridad y una imagen sobria pero no seria. Las novedades en este campo pasan por unos grupos ópticos más finos y afilados, retoques en su enorme parrilla y detalles estéticos que, según el acabado, le hacen ser más deportivo o más elegante.

El interior también sigue la misma línea de su predecesor, con un diseño limpio que transmite paz y un ecosistema sencillo de utilizar para que el conductor se centre en lo importante en la carretera. Nuevos son los asientos, más cómodos dice la marca. En otra de las novedades, el conductor encontrará un selector de modos de conducción Mazda Intelligent Drive, que actuará sobre la dirección, la respuesta del acelerador y la transmisión para cambiar su comportamiento. Los tracción total contarán con modo offroad. Detrás, como ya ocurría con su predecesor, caben tres adultos altos, dos viajarán más cómodos, y su maletero ha aumentado, Mazda no ha dicho cuánto pero antes ofrecía unos correctos 477 litros de capacidad.

Motores de combustión eficientes

Mazda
Mazda

También sumará nuevos asistentes a la conducción, siendo el más importante el CTS, el Asistente de Tráfico y Crucero, que busca asistir los pedales y el volante para reducir la fatiga provocada por la conducción.

En cuanto a las motorizaciones disponibles, como es habitual, Mazda se basa en una oferta de combustión, aunque sus motores son de los más eficientes del mercado. Contará con un motor gasolina Skyactiv-G de 2.0 litros y 165 CV, con otro de 2.5 litros y 194 CV y con uno diésel Skyactiv-D de 2.2 litros y 150 o 184 CV. Están todos disponibles con cambio automático opcional.

Continúa leyendo