Motor

Opel apuesta por la calidad con el nuevo Grandland

El nuevo Opel Grandland incorpora detalles estéticos como el nuevo Opel Vizor y nuevo equipamiento como el Opel Pure Panel en el interior para incrementar la calidad percibida.

Le ha sentado bien a Opel su integración en el grupo Stellantis. Es probable que tenga poco que ver, pero desde que a principios de año PSA y FCA se fusionaran para crear uno de los grupos de automoción más grandes del mundo por ingresos y ventas, la firma alemana, basada en Rüsselsheim, ha renovado su gama, cambiado ligeramente su logotipo y adoptado una estrategia de producto muy ambiciosa para posicionarse entre las más populares de Europa. La revolución empezó con el Mokka, presentado como eléctrico, con un diseño totalmente renovado que, todavía no lo sabíamos, iba a marcar la evolución del resto de modelos.

El Opel Vizor, un concepto de diseño de frontal inspirado en el Opel Manta de la década de los 70, se ha abierto paso entre los coches nuevos de la firma del rayo. De hecho, todos los coches que ha presentado la compañía desde que llegara el Mokka, disponen del Opel Vizor, aunque cada uno con matices. Tanto el nuevo Astra, que también ha llegado con un diseño totalmente renovado, como incluso el Rocks-e, ese cuadriciclo basado en el AMI de su pariente francesa Citroën, presentan el Vizor. Excepto, precisamente, en el minicoche, el Vizor sirve como un elemento de diseño característico, como de protección para los sensores que habilitan los sistemas de seguridad, que son muchos, como el control de crucero adaptativo o la alerta de cambio involuntario de carril.

Nuevo Grandland

Opel
Opel

No es extraño, entonces, que el nuevo Grandland también incorpore el Opel Vizor. Sin embargo, al contrario que el Mokka y el Astra, esta no es una nueva generación, sino lo que se conoce como ‘restyling de mitad de vida’, por lo que no hay grandes cambios en aspectos como el diseño exterior, ni en su tamaño. Mantiene una de sus grandes cualidades. De hecho, su nombre nos da una pista. Es muy espacioso. Pese a medir menos de 4,50 metros, ofrece 514 litros de capacidad en su maletero, 390 en la nueva versión híbrida enchufable, y su banqueta trasera dispone de suficiente espacio como para alojar a tres adultos altos. Tanto es así, que personas de más de 1,90 podrán viajar tranquilamente en sus plazas posteriores.

El interior es, además, uno de los puntos fuertes del nuevo Grandland, puesto que se ha mejorado la calidad percibida tanto en términos de materiales como de equipamiento, con el Opel Pure Panel, dos pantallas de 12 pulgadas, destacando entre su equipamiento. Estas pantallas servirán para controlar el sistema de infoentretenimiento y como cuadro de instrumentos, con gráficos específicos para cada versión.

Porque la introducción de los nuevos motores híbridos enchufables es otras de las novedades en la gama del SUV alemán. En el apartado de combustión mantiene el motor diésel de 1.5 litros y 131 CV, así como un motor de gasolina de 1.2 litros y también 131 CV. La electrificación llega de la mano de dos versiones que combinarán un motor de gasolina con uno o dos eléctricos para conseguir 224 CV o 300 CV de potencia, respectivamente. Su precio parte desde los 25.625 euros, 39.550 euros para la versión electrificada.

También te puede interesar:

Continúa leyendo