Motor

Peugeot 9x8, el león vuelve a competir

Peugeot usará la competición para desarrollar los sistemas que sus coches de calle integrarán en un futuro en una apuesta decidida por los circuitos.

Peugeot
Peugeot

Ya se ha publicado en más de una ocasión en esta página acerca del compromiso de Peugeot con la electrificación. No obstante, no es una apuesta de promesas de inversiones milmillonarias y múltiples lanzamientos de eléctricos para un año en concreto, que también, es un esfuerzo global en el que participará toda la compañía. Todo empezó con un nuevo logotipo y acabará con una marca electrificada. Pero el camino es largo y caro y Peugeot lo sabe. Es por eso que se lo han tomado con calma pero sin pausa, cumpliendo las normativas de reducción de emisiones y planificando lanzamientos lógicos.

Llegaron así el Peugeot 508 o el 3008, convertidos en híbridos enchufables, así como el 208 y el 2008, con versiones 100% eléctricas. Pronto llegará el 308 eléctrico. Son variantes muy competitivas en el sector, tanto a nivel tecnológico, como prestacional. En esta nueva era de la electrificación, la inversión en desarrollo es clave y ahí, en la automoción, la competición siempre ha jugado un papel importante. Cuando llegó el 508 PSE, una versión deportiva, también enchufable, de su berlina premium, Peugeot estaba dando pistas de que iba a aventurarse de nuevo en alguna competición importante, escenario que le serviría para probar y desarrollar nuevos sistemas electrificados para incorporar posteriormente a sus coches.

El Campeonato de Resistencia, el escenario ideal

Peugeot
Peugeot

Poco tardó la firma del león en confirmar nuestras sospechas y anunciar que volvía a las 24 Horas de Le Mans, prueba del Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC) tras años de ausencia. Por el trazado francés han pasado vehículos de la marca como el 905 o el 908 pero ninguno como el 9x8, un coche que competirá en la categoría más alta de la mítica carrera, la renombrada Hypercars. Este hipercoche entregará una potencia de hasta 680 CV gracias a una combinación formada por un motor V6 de 2.6 litros y dos turbos para el eje trasero y un motor eléctrico de otros 272 CV de potencia en el eje delantero. Con ambos trabajando a la vez, ofrece tracción total a través de una transmisión de siete velocidades.

El Peugeot 9x8 es toda una declaración de intenciones, y el ejemplo de que la marca se va a tomar muy en serio su participación de la mítica carrera de resistencia. No solo por lo avanzado de su propulsor, sino también por el concienzudo trabajo aerodinámico llevado a cabo por la compañía. No es ningún secreto que la aerodinámica es casi tan importante como el motor. De nada vale la potencia si el coche no está pegado al suelo y puede tomar las curvas rápidamente. En ese sentido, llama la atención la ausencia de alerón trasero, característica de la que presume la marca con la inscripción “no necesitamos alerón trasero” en el difusor trasero. Todo su diseño, que además es elegante, es funcional y evita la necesidad de montar un spoiler de grandes dimensiones.

Amarillo Kryptonite

Peugeot
Peugeot

No era tampoco algo único el color amarillo Kryptonite que presentó en múltiples detalles el Peugeot 508 PSE, o el nuevo logotipo formado por tres franjas en ese color imitando las garras del león. De hecho serán el color y el logotipo oficial de Peugeot Sport para los años próximos, ya que la apuesta de la compañía por la competición no será una cosa pasajera, sino algo duradero en el tiempo.

En su diseño, tan futurista como elegante, se muestran muchos detalles en esta tonalidad de amarillo, tanto en el interior como en el exterior, que contrastará con el Gris Sélénium del resto del vehículo. Si silueta se desarrolla a partir de líneas muy marcadas y una altura mínima, así como las aletas abiertas en el frontal y la trasera, elementos que contribuyen al trabajo aerodinámico y evitan la presencia de alerones.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo