Motor

Stellantis impulsa la electrificación en España

El grupo formado por enseñas como Peugeot, Opel, Citroën, Fiat o Alfa Romeo mantiene su apuesta por España y adjudica coches eléctricos para todas sus plantas en el país.

Stellantis
Stellantis

Al Grupo PSA, ahora Stellantis tras su fusión con el Grupo FCA ( Fiat-Chrysler) le gusta España. Es un hecho. Lo ha demostrado invirtiendo durante años en nuestro país, haciendo de él uno de sus principales países productores, y eso teniendo en cuenta que ninguna de sus marcas es española, y lo hizo convirtiéndose en la primera compañía en producir coches eléctricos en sus tres factorías españolas, la de Vigo, la de Madrid y la de Figueruelas en Zaragoza. De hecho, tan importante es la apuesta de Stellantis por España como lo es por el segmento de los vehículos comerciales y como lo es por la electrificación.

No en vano, es uno de los grupos que mejor está llevando la transición a la electromivilidad, combinando a la perfección todas las tecnologías posibles, entre la hibridación, la microhibridación y la electrificación total, y cumpliendo las estrictas normativas europeas pese a que la combustión sigue siendo la reina del mercado. En el ámbito de los vehículos comerciales, que además han mostrado su importancia erigiéndose ante el auge del comercio electrónico, Stellantis también ha querido aportar su esfuerzo para posibilitar su transición a la movilidad eléctrica. En un momento en el que las ciudades se esfuerzan por descarobnizarse y por incentivar el uso del transporte público o compartido, la electrificación de los vehículos comerciales se antoja importante.

Comerciales eléctricos y ‘made in Spain’

Stellantis
Stellantis

Y no son pocos los comerciales electrificados de Stellantis. Hablamos de propuestas tan distintas como el Peugeot e-Partner y e-Rifter, el Citroën ë-Berlingo y ë-Berlingo Van y los Opel Combo-e Life y Combo-e Cargo. Por cierto. Todas estas furgonetas 100% eléctricas se fabrican en España, concretamente en Vigo. En las otras dos plantas, Madrid y Zaragoza, se producen coches eléctricos como el Citroën ë-C4 y el Opel Corsa-e, respectivamente.

No es extraña la apuesta de Stellantis por Vigo, además. La factoría gallega lleva 63 años produciendo vehículos comerciales ligeros, iniciando su ensamblaje en el 1958, siendo el Citroën AZU el primero. A partir de este vehículo, desarrollado a partir del mítico 2CV, llegaron más adjudicaciones como el AK, el AYu, el C15 y la Berlingo, todas de Citroën, así como la Peugeot Partner, otra de las furgonetas populares de Stellantis. Ante tantas décadas de experiencia, era lógica la elección de PSA Vigo, ahora Stellantis Vigo, como la factoría para ensamblar los seis comerciales eléctricos, más aún teniendo en cuenta que todas se basan en la misma plataforma, la EMP2 del grupo franco-alemán. Las baterías, aunque fabricadas fuera, terminan de ensamblarse en el mismo centro, concretamente en el taller de baterías de 3.500 metros cuadrados de la planta.

Objetivos principales

Stellantis
Stellantis

Stellantis quiere producir 91 coches eléctricos al día para septiembre, en una primera fase de fabricación. Posteriormente, irá aumentando el ritmo hasta alcanzar las 224 unidades diarias para noviembre. La inversión para adaptar la planta para estos objetivos ha sido de 33 millones de euros, a los que hay que sumar hasta 10.000 horas de formación para todos los trabajadores implicadas.

Esta cantidad de dinero se ha invertido en adaptar zonas de la planta como el taller de embutición, las líneas de cataforesis, estanqueidad y aprestos, así como la de montaje, logística y calidad. Un coche eléctrico, aunque parecido, es bastante distinto que uno de combustión en el momento de su producción. Además, como es natural, Stellantis se ha centrado en minimizar las emisiones generadas en el momento de su producción, porque de nada sirve no contaminar en marcha si se emiten enormes cantidades de CO2 en el proceso de producción.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo