Motor

Todo lo que debes saber sobre los radares de tráfico

Los radares son aquellos elementos de la vía que sirven, según Tráfico, como medida disuasoria para que los conductores respeten los límites de velocidad.

Es verano y muchos pasarán y pasaremos muchas horas en las carreteras. Quizás en vías no conocidas, bien porque nos desplazamos a alguna atracción turística o porque elegimos un destino vacacional nacional pero lejos de casa. A la intensificación de los controles policiales debemos tener en cuenta un habitante de las carreteras que, aunque dispuesto en su lugar, se supone, por seguridad, muchas veces es algo molesto. Hablamos de los 760 radares fijos que Tráfico ha desplegado por las carreteras de toda España, más los 550 móviles y los 12 helicópteros Pegasus que se dedican a buscar infractores, conductores que excedan la velocidad o realicen maniobras peligrosas.

Pero, ¿conocemos cómo funcionan los radares? ¿sabemos qué función tienen? ¿y el margen de error? Antes de nada, cabe recordar que Tráfico ha modificado últimamente el reglamento para penar más duramente el uso del teléfono móvil al volante, una lacra que provoca muchos accidentes cada año y que ahora se penalizará con seis puntos del carnet en vez de los tres de antes. Además, la DGT ha eliminado el margen de 20 km/h para adelantar, por lo que si la vía es de 90 km/h, solo se podrá adelantar a 90 km/h.

Radares fijos

Radares
Agencias

La función del radar es muy simple: controlar la velocidad, aunque su esencia esconde una función disuasoria, que motive al conductor a circular más lento. Por eso los radares fijos están señalizados en la carretera. En principio, en ningún caso tiene una motivación recaudadora, que busque la multa, aunque hay algunos colocados con muy mala intención.

Su funcionamiento es sencillo. El radar emite una señal que rebota en nuestro coche para determinar la velocidad a la que circula. En caso de ser elevada, el mismo aparato realiza una captura del vehículo que se convertirá en la postal que acompaña a la sanción económica pertinente. Son, como todos conocemos, las típicas cajas blancas en los arcenes, habitualmente cerca de postes electrificados. Asimismo, últimamente se ha extendido la tecnología láser, sobre todo en radares situados en postes elevados, más difíciles de ver. Estos determinan la velocidad con el láser con una mayor precisión. El margen de error para los radares fijos es, según la última Orden ITC ministerial publicada en el BOE de 2020, del 5% a partir de los 100 km/h y de 5 km/h hasta los 100 km/h.

Hay que recordar también los radares de tramo, de los cuales ya hay unos 80 en España y que calculan la velocidad media en la que un turismo cubre el tramo que vigila. Su margen de error es apenas del 3% sobre los 100 km/h, por lo que son muy precisos.

Radares móviles

radares
Agencias

Los radares móviles son más polémicos que los fijos, porque no se anuncian y su localización es, muchas veces, imperceptible, poniendo en duda su vocación disuasoria y no recaudadora. Son especialmente efectivos para conductores habituales en esas vías, que conocen la situación de los radares fijos y los esquivan. Su funcionamiento es similar al de los fijos y tanto pueden realizar la foto que se adjuntará a la denuncia o solo indicar la velocidad, en cuyo caso un control policial detendrá a los infractores más adelante. Su margen de error es de 7 km/h hasta los 100 km/h y del 7% por encima de esa velocidad.

En esta categoría también encontramos los helicópteros Pegasus, implacables, que no solo vigilan la velocidad, sino que pueden detectar la ausencia de cinturón, el uso del móvil o la conducción temeraria. En este caso, su funcionamiento depende de dos cámaras, una panorámica que fijará el vehículo para calcular su velocidad y una teleobjetivo que tomará la foto. Antes el margen de error era del 10%, pero ahora se ha reducido al 5%.

Continúa leyendo