Conciliación real

¡Basta ya! 6 de cada 10 mujeres renuncian a su carrera profesional al ser madres

5 minutos

El 58% de las mujeres renuncia a su carrera profesional al ser madres, frente al 6% de las parejas, según la Asociación Yo No Renuncio, creada por el Club de Malasmadres. Acaban de presentar su segundo estudio sociológico de “Somos Equipo” sobre conciliación en las familias españolas. ¿Hasta cuándo seguirá esta situación?

mitos

La falta de conciliación y la penalización de la mujer en el mercado laboral es un hecho, una verdad estructural, un problema que debemos resolver YA. El Club de las MalasMadres ha creado la Asociación Yo No Renuncio para luchar por una  conciliación real. Este año ha presentado su nuevo informe, de las más de 20.000 encuestadas realizadas, en el que pretende romper con 4 mitos sobre la corresponsabilidad:

1. La mujeres cuando son madres no se alejan del mercado laboral para cuidar a sus hijos. Más bien, son las barreras externas e internas las que las empujan a renunciar.

2. Los hombres ganan más, pero no por eso las mujeres cargan con el peso de la familia y el hogar. Más bien es el aprendizaje y reproducción de roles de género tradicionales desde pequeños.

3. Hoy en día los hombres se implican mucho más en todas las tareas doméstico-familiares, pero solo en las tareas más visibles a los ojos de la sociedad.

4. Tener tiempo libre no es colo cuestión de voluntad y organización.

Laura Baena, Presidenta de la Asociación Yo No Renuncio, destaca que "los resultados del estudio confirman que los roles de género tradicionales están muy vigentes en la sociedad y los distintos modelos de familia, además, se están reproduciendo en el mercado de trabajo. Esta situación provoca que las mujeres sean penalizadas en el ámbito laboral cuando son madres. El origen de este problema hay que buscarlo en las barreras internas que hombres y mujeres asumen por creencias, valores y, en definitiva, por el tipo de educación que recibimos”.

Ser madre, barrera profesional

principales

Replantearte tu puesto de trabajo cuando te enteras de que esperas un hijo es muy común. Pero es más común que se lo plantee una mujer que no un hombre. ¿Por qué? El 51% de las mujeres que no son madres asume que, si lo fueran, tendrían que renunciar a su carrera profesional; solo un 11% en el caso de sus parejas.

Las dudas sobre cómo vais a poder compaginar las jornadas maratonianas con ver crecer a vuestro hijo invaden tus noches y las pasas en vela pensando en los pros y los contras de la reducción de jornada, de la excedencia, de dejar el trabajo, etc. Pero es más común que las dudas invadan la cabeza de la mujer que la del hombre. ¿Por qué? Llega el momento de tomar la decisión: aparcaré la carrera profesional por ver crecer a mi hijo… Pero es más común que la decisión la tome la mujer que no el hombre. ¿Por qué?

Plantear una reducción de jornada como solución para compaginar la vida laboral y familiar es apartar a la mujer del mercado laboral, ya que socialmente se asume que son ellas las que cargan con la responsabilidad del hogar.

Son las mujeres las que, al ver que las jornadas laborales inflexibles y rígidas no son compatibles con otras responsabilidades personales, “decidirán” renunciar a su carrera profesional para poder ver crecer a sus hijos y por tanto se “alejarán del mercado laboral”, antes incluso de tomar la decisión.

Las mujeres tienen más peso en el hogar

peso del hogar

¿Es realmente la diferencia de aportación de dinero al hogar lo que hace que las mujeres se responsabilicen de las tareas doméstico-familiares en mayor medida e incluso tomar la decisión de renunciar a su trabajo? La corresponsabilidad está lejos de ser una realidad. Por tanto, el mito de “los hombres ganan más, por eso las mujeres cargan con el peso de la familia y el hogar” no es real. El 45% de las mujeres que aportan los mismos ingresos que sus parejas al hogar son las principales responsables de las tareas doméstico-familiares, y en un 9% de los casos son sus parejas. Con estas encuestas se cae el mito de que la mujer tiene mayor predisposición a dedicarse a las tareas del hogar, es porque su pareja gana más dinero o su puesto tiene mayor responsabilidad.

Mientras el 19,5% de los hombres sin hijos declara encargarse de las tareas domésticas como principal responsable,
el 16,5% lo hace cuando tiene hijos. Al contrario que las mujeres, donde el 42% son las principales responsables antes de
tener hijos y al ser madres el porcentaje incrementa 6 puntos alcanzando el 48,4%.

 

Tareas del hogar, según el género

actividades por sexo

El 54% de las mujeres declara ser la principal responsable de las tareas invisibles y no cuantificables del hogar, frente al 17% de los hombres.

La gestión de estas tareas es una fuente de estrés importante y no sorprende que tengan un carácter femenino, puesto que son las mujeres las que acumulan mayor carga de trabajo. El hombre no ha entrado en el hogar a responsabilizarse de manera igualitaria. Por lo tanto el mito no es del todo real. La evolución hacia una sociedad sin división sexual del trabajo es lenta, pero lo cierto es que la participación del hombre en el trabajo no remunerado ha aumentado en las últimas décadas. Los hombres están presentes, y cada vez más, pero el reparto no es suficientemente equilibrado ni igual.

Las tareas en las que la participación de los hombres como principal responsable es más común son aquellas físicas, previsibles y no simultáneas (a excepción de “llevar las cuentas del hogar”, que es de carácter mental y requiere planificación). Son las actividades físicas y no simultáneas las que tienen un inicio y un fin, lo que supone una ejecución más concreta y con menor carga psicológica.

No hay tiempo

deporte por genéro

“Hacer deporte es imprescindible para tener una vida saludable”, “recuperarse del parto”, “desconectar”, “ser mejor madre”…. Son mensajes que nos llegan continuamente y cada fin de año apostamos por ello: “este año seguro que sí! Iré al gimnasio cada día!” Bueno, quien dice gimnasio dice salir a correr, a caminar, a mover el esqueleto. Total, una hora cada dos días la saco seguro! Pero lo cierto es que mientras el 67,9% de los hombres con hijos en el hogar destina tiempo al deporte con frecuencia, menos del 50% de las mujeres puede hacerlo (45,9%). ¿Es cuestión de organización? No, es cuestión de división de tareas.

¿Qué podemos hacer?

  • Actuar sobre la educación y concienciación de la sociedad, concretamente de los más pequeños.
  • Cambiar los permisos de maternidad y paternidad por unos iguales e intransferibles.
  • Redefinir las jornadas laborales y flexibilizar el trabajo remunerado para que éste deje espacio al uso de otros tiempos.

Etiquetas: conciliación vida laboral y familiar, permiso maternidad, permiso paternidad, reducción de jornada, ser madre, ser padre

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS