Entrevista a José Luis Casero

“Al empresario hay que demostrarle que la conciliación es rentable”

Formar una familia no debería ser un impedimento para desarrollar una carrera profesional plena, pero para ello es necesario “cambiar el chip” y fomentar un horario laboral que sea compatible con la crianza de los hijos.

José Luis Casero

Jornadas laborales interminables, saber la hora de entrada pero nunca la de la salida… los horarios de trabajo en España son, en general, poco compatibles con el cuidado de los hijos o la dedicación de algo de tiempo a la familia.

La Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios (ARHOE), persigue, precisamente, la consecución de unos horarios laborales más sensatos y que permitan la conciliación familiar y personal. En su manifiesto reivindica, entre otras cosas, “que los padres y madres deben disponer de tiempo para convivir y dialogar con sus hijos, interesarse por sus sentimientos y sus problemas, y ofrecerles un sólido apego”. Hablamos de todo esto con su presidente, José Luis Casero.

ARHOE publicaba el año pasado un trabajo en el que revelaba que los niños de España salen más tarde del colegio que sus vecinos europeos. ¿Es factible reducir los horarios escolares en un país como el nuestro en el que predominan las jornadas laborales muy largas?

Se trata de un tema complejo. En el horario escolar hay tres intereses: padres, profesores y niños. Y la jornada continua parece estar establecida en aras de los intereses de los profesores, olvidando que el interés prioritario debería ser el de los niños. Precisamente esta mañana nos escribía una ciudadana preocupada porque a sus hijos les han implantado la jornada continua en el colegio, y los mandaban a casa a las dos y cuarto… nadie puede ocuparse de los niños a esa hora. Nuestra propuesta sería entrar un poquito más tarde al colegio y estirar las jornadas hasta las cuatro o cinco de la tarde, complementando quizás con alguna actividad extraescolar. Y hay que intentar que el horario laboral, tanto de hombres como de mujeres, finalice a las cinco o seis de la tarde para poder armonizarlo con el del colegio.

Al final, todo gira en torno a los horarios laborales, que son la base de la conciliación y muchas veces determinan la decisión de tener hijos. Es obvio que hay casos particulares, como el del personal sanitario que hace turnos de noche, a los que no se pueden aplicar estas propuestas, que son de carácter general. En los casos singulares habría que adaptarse y ofrecer mecanismos de complementación, tanto salarial como de otro tipo.

Conciliación

¿Qué medidas propone ARHOE para facilitar la conciliación en España? ¿Les parece suficiente con las reducciones de jornada?

Es triste que una persona tenga que reducir la jornada laboral precisamente para atender a sus hijos. En un mundo cada vez más globalizado, el trabajo debería entenderse como una propia actividad, no como un lugar de carácter físico. Yo creo que las nuevas tecnologías, si son entendidas como una herramienta y no como un fin en sí mismo, podrían ayudar por ejemplo a implantar en ocasiones el teletrabajo sin necesidad de acogerse a una reducción de jornada. El empresario debería entender que lo que tiene que buscar es la rentabilidad más allá de tener a un trabajador o trabajadora sentado en una silla, impidiéndole por un lado ser productivo y por otro conciliar el trabajo con su vida personal y familiar.

Toda esta cultura de la prolongación de los horarios de trabajo y de no saber cuándo va a terminar tu jornada está expulsando, precisamente, a las mujeres del mercado laboral, y las está relegando a jornadas parciales o reducidas…. Hay una necesidad de igualdad real y efectiva que tiene que existir entre hombres y mujeres. Existe una brecha salarial, las mujeres tienen menos opciones de acceder a puestos directivos… esto no es justo y lo sabemos, y por eso exigimos medidas legislativas para solucionar el problema.

En España hay mucha cultura de “calentar la silla”. Lo importante son las horas de presencia, no la productividad. ¿Cómo cambiar esta mentalidad?

Yo soy padre, tengo una hija de dos años y otra de cinco, soy marido y además soy empresario, con lo cual puedo entender todas las sensibilidades. Fuera hipocresías: la finalidad de una empresa es ser rentable; si ganas dinero podrás crecer, contratar más gente, mejorar tu competitividad, etc. Y lo que tenemos que demostrar es que con una optimización del tiempo en las empresas, también ganamos dinero. Se ahorran costes indirectos como pueden ser los gastos energéticos innecesarios. Además, todo funciona mejor cuando hay un buen clima laboral, cuando la gente se concentra en lo que tiene que hacer y en cómo lo tiene que hacer.

¿Hay casos en España de empresas que practiquen medidas innovadoras para facilitar la conciliación?

Hemos publicado dos libros sobre el tema: uno con enfoque de gran empresa y otro de pequeña y mediana empresa, porque al final el 98% del tejido productivo en España son pymes. Parece que las grandes empresas son las que tienen más facilidades para implantar medidas racionales como comedores y guarderías, mientras que las pymes obviamente no tienen medios para adoptar estar opciones más “glamurosas”, pero también hay otras herramientas. Al final, al empresario hay que demostrarle que la conciliación es rentable, porque eso es lo que importa a los consejeros delegados. Iberdrola, por ejemplo, ha implantado la flexibilidad horaria a más de 10.000 trabajadores, y no pierden dinero, sino que lo ganan. Hay que entender a los trabajadores no solo como fuerza laboral sino como personas. Hemos venido al mundo a ser felices, y el trabajo es una parte importante, pero no podemos convertirnos en un modelo de sociedad abierta las 24 horas del día. Yo al menos no quiero eso en mi país. Prefiero mirar el ejemplo de lo que hacen otros países a los que me gustaría parecerme en esta temática: Francia, Inglaterra, Alemania…

Año electoral… ¿algo que decir a nuestros representantes políticos?

Que se pongan las pilas. En el último debate que hubo entre Rajoy y Rubalcaba, el único punto en el que creo que estuvieron de acuerdo fue en de la racionalización de horarios. Cuatro años después, y con mayoría absoluta, no ha habido ningún avance en este tema. Sí, hubo una subcomisión para el estudio de la racionalización de los horarios y la conciliación de la vida personal, familiar y laboral en el Congreso de los Diputados que aprobó un informe que aparece publicado en septiembre de 2013… y todavía no se ha llevado ni si quiera a Pleno en el Congreso. Insisto, ningún grupo político se opuso a adoptar estas medidas. Para una cosa en la que se ponen todos de acuerdo, y lleva parada un año y seis meses. No pueden acordarse de los ciudadanos solo en campaña electoral. Menos palabras y más acción.

 

 

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: familia, trabajo y lactancia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS