Conoce tus derechos

¿Existe alguna ayuda especial si mi hijo está gravemente enfermo y necesito dejar de trabajar para cuidarle?

Te contamos qué es la prestación CUME, que a comienzos de este 2022 fue modificada para ampliar la edad de los enfermos hasta los 23 años.

Cuando un niño enferma de gravedad, ya sea desde el nacimiento o en años posteriores, la vida de sus padres da un vuelco de 180 grados también. Por supuesto, es el pequeño el que más lo sufre, pero hay daños colaterales en sus personas de máxima confianza y no todos son emocionales.

Una de las principales consecuencias “materiales” de una enfermedad grave en un menor es el cambio que implica en la rutina familiar. Visitas al hospital a menudo y días de cuidados en casa durante las 24 horas en muchos casos. Esto implica necesariamente que al menos uno de los dos progenitores deba tomar la decisión de reducir parcial o totalmente su dedicación al trabajo para cuidar de su hijo o hija. 

Es aquí, en pleno shock por el diagnóstico de la enfermedad del niño, cuando los padres tienen que tomar una decisión casi de manera repentina, con poca información puesto que este tipo de cosas no se las plantea uno, salvo excepciones, hasta que no las tiene experimenta en primera persona. 

La pregunta es siempre la misma: ¿qué ayudas existen para el cuidado de menores gravemente enfermos si necesito dejar de trabajar? La respuesta también es sencilla y concreta: la prestación CUME.

Qué es la prestación CUME

Este subsidio económico protege a todos los progenitores y padres de acogida y adoptantes de menores de 23 años —en origen, la ley se refería solo a menores de 18 años, pero desde comienzo del 2022 entró en vigor de la modificación de la Ley General de la Seguridad Social por la que se amplía la prestación CUME hasta los 23 años— enfermos por cáncer o por otras enfermedades graves

Incluida desde el 1 de enero de 2011 en el Sistema de la Seguridad Social, la prestación CUME fue ampliada posteriormente y también engloba a los padres de bebés prematuros nacidos antes de la semana 32 de gestación. También cubre casos de hospitalización prolongados por otros motivos. 

El objetivo del subsidio, tal y como explican desde la Seguridad Social, es “compensar la pérdida de ingresos que sufren los interesados al tener que reducir su jornada, con la consiguiente disminución de su salario, por la necesidad de cuidar de manera directa, continua y permanente a los hijos o menores a su cargo, durante el tiempo de su hospitalización y tratamiento continuado de la enfermedad”. Es, por lo tanto, un derecho tanto para los trabajadores por cuenta ajena como para los autónomos

Cómo solicitar la ayuda

Para solicitar la prestación CUME, hay que presente el modelo correspondiente con la documentación exigida para demostrar la reducción de jornada laboral y el motivo de la misma dentro de los tres meses posteriores a la entrada en vigor de dicha reducción de jornada. Se puede solicitar desde el primer día de esta. Si se presenta más allá de los tres primeros meses, la retroactividad económica será máximo de tres meses, de ahí que sea tan importante no dejar pasar el plazo de 90 días desde que entre en vigor la reducción por cuidado de un menor enfermo de gravedad.

La prestación CUME, que es compatible con distintos grados de reducción laboral —desde el 100% a reducciones parciales— con un mínimo del 50% de reducción, se otorga por un mes y se renueva por periodos bimensuales si la situación sanitaria del menor así lo justifica. Aunque los dos progenitores puedan acogerse al subsidio, solo uno de los dos podrá acogerse al mismo. Eso sí, es posible suspender la vigente para que el otro progenitor se acoja al subsidio. En cuanto se le apruebe a este queda suspendida la prestación en activo para el otro progenitor. 

La cuantía de la CUME cubre el 100% de la base reguladora, siempre sobre el porcentaje equivalente a la reducción laboral de cada caso, y se debe resolver en un plazo máximo de 30 días el expediente desde su presentación. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo