Derecho de los trabajadores

¿Cómo puedo acogerme a la reducción de jornada por maternidad y qué implica?

El permiso de lactancia y la excedencia por maternidad son los dos más conocidos junto al permiso de maternidad de 16 semanas tras el nacimiento del bebé, pero hay otros muy interesantes como la posibilidad de reducción de jornada.

Madre y bebé
Madre y bebé (Foto: depositphotos)

En textos anteriores te hemos ido aclarando todos los detalles de cada uno de los permisos vinculados a la maternidad a los que una madre trabajadora puede acogerse, si bien la ley tiende a igualar la figura de la madre con la del padre y estos ya se pueden acoger también a todos ellos en las mismas condiciones que la mujer, de ahí que ya no se hable técnicamente de maternidad exclusivamente.

El de lactancia y la excedencia por maternidad son los dos más conocidos junto al permiso de maternidad de 16 semanas tras el nacimiento del bebé, pero hay otros muy interesantes como la posibilidad de reducción de jornada. 

Qué implica

Este es un derecho que está en vigor para las mamás y papás que tengan hijos a su cargo menores de doce años, aunque hay una serie de requisitos que se deben cumplir. El más importante es que la reducción demandada puede ser entre un octavo y la mitad del tiempo trabajado, y conllevará una disminución proporcional del salario. Esto es, si se reduce un octavo la jornada, la reducción del salario será de un octavo, y esta reducción afecta tanto al salario base como a los complementos que figuren en la nómina. 

Hay un matiz importante a tener en cuenta en la aplicación de la reducción de jornada por parte de la empresa a la que la trabajadora se la solicite que tiene que ver con el hecho de que dos o más empleados soliciten dicha posibilidad con el mismo motivo. Si es así, dependiendo de las circunstancias concretas de cada caso, se podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas que tengan que ver con el funcionamiento de la compañía. Para entender qué sucede en un contexto concreto así es necesario recurrir al convenio laboral porque se regula mediante negociación colectiva, aunque también puede hacer por acuerdo con la propia empresa. 

Cómo solicitarlo

Como ocurre con cualquier solicitud personal a la empresa de este tipo, la demanda de reducción de jornada debe hacerse mediante una comunicación escrita en la que conste la fecha de inicio en la que se requiere y la fecha de conclusión, además del horario que se propone en función de la disminución de horas trabajadas que se solicite. El tiempo de anticipación, salvo causa de fuerza de mayor, con el que debe comunicarse es de quince días o en su defecto aquel que se refleje en el convenio laboral. 

En caso de que la empresa deniegue la solicitud o muestre su disconformidad con la propuesta, algo que no puede hacer por ejemplo con la excedencia por maternidad, serán los Juzgados de lo Social los que tomarán parte en el asunto de forma urgente, en el plazo de 20 días hábiles desde que la negativa de la compañía a su trabajadora se haya comunicado oficialmente. 

Si estás nerviosa por si la empresa pudiera tomar represalias por presentar una solicitud de reducción de jornada, puedes estar tranquila porque un despido por este motivo sería nulo por vulneración de derechos fundamentales. Lo que sí puede ocurrir dentro del marco legal actual es que se despida a una trabajadora -o trabajador, insistimos en que el hombre también puede disfrutar de la reducción de jornada por paternidad- que esté trabajando en horario reducido. En estos casos, se calcula la correspondiente indemnización sin considerar cuántas horas trabaja en el momento del despido; es decir, se hace sobre su jornada completa, no sobre la reducida, siempre y cuando no hubiera transcurrido el plazo máximo legalmente establecido para dicha disminución de horas. 

Continúa leyendo