Conciliación familiar

Conciliación familiar: ¿qué derechos tienes y cuáles puedes coger?

¿La conciliación familiar es un derecho? ¿Cuáles son los cambios que permiten que un trabajador no tenga que elegir entre su puesto y el cuidado de sus hijos?

También te puede interesar: Conciliación familiar ¿realidad o farsa?
Conciliación familiar

Hoy en día todo el mundo habla de conciliación, sin embargo, la realidad nos demuestra que no siempre resulta una tarea sencilla. Además, existe un gran desconocimiento, por parte de la sociedad en general, sobre qué derechos tienen los trabajadores para conciliar el cuidado de los hijos con el trabajo. Desde ABA Abogadas, Rosa López, socia del despacho y especialista en Derecho de Familia y Derecho Laboral, profundiza en la legislación encargada de velar por estos intereses.

Desde que entrara en vigor la Ley 39/1999 de Conciliación de la Vida Familiar y Laboral, pocos han sido los cambios en los derechos de los trabajadores que garanticen que un trabajador o trabajadora no tenga que elegir entre el cuidado de su familia o su puesto de trabajo. Seamos sinceros, en muchos casos, tomar determinadas decisiones conduce a una renuncia en el desarrollo de la carrera profesional, y en ese aspecto, las mayores perjudicadas son las mujeres. No obstante, la sociedad se mueve y eso ha ayudado a que exista una mayor concienciación social del problema. Afortunadamente, son cada vez más las empresas que se adaptan a estas necesidades y buscan fórmulas para que la conciliación sea posible.

Gracias a esta Ley, hoy en día, padres y madres trabajadoras pueden, tras el nacimiento de un hijo solicitar una reducción de su jornada laboral o acogerse a unaexcedencia, con derecho a conservar su puesto de trabajo el primer año. Además, otro derecho importante es, que en los nueves meses posteriores al nacimiento del bebé, o cuando el trabajador se encuentra en reducción de jornada (en este último caso también los hombres), puede recuperar su puesto de trabajo si una empresa le despide injustificadamente.

Derechos para conciliar trabajo y paternidad

  • Permiso paternidad /maternidad. Actualmente, el permiso de maternidad es de 16 semanas y el de paternidad de cuatro semanas ininterrumpidas, a las que hay que añadir los dos días de permiso por el parto. Este permiso puede disfrutarse tanto en régimen de jornada completa, como en caso de jornada parcial, de un mínimo del cincuenta por ciento, previo acuerdo con el empresario. En el caso de los partos múltiples se amplía el de maternidad dos semanas por cada hijo, y el de paternidad dos días más por cada hijo. Además, en el caso de prematuros o cuando nada más nacer son hospitalizados, el padre puede ausentarse una hora al día o reducir la jornada hasta un máximo de dos horas con disminución proporcional del salario. Es importante señalar que, tras el nacimiento, las primeras seis semanas son de obligado descanso para la madre, pero en el caso de que después quiera simultanear el resto de su periodo de descanso con el del padre, podrán hacerlo de una forma simultánea o sucesiva, siempre que no superen las dieciséis semanas previstas. Durante estos permisos el trabajador tendrá derecho a percibir el 100% de la base reguladora.
  • Permiso por lactancia. Hasta que el bebé cumpla los 9 meses, la madre puede ausentarse de su puesto de trabajo durante una hora al día, que puede dividir en dos fracciones. En caso de partos múltiples, este periodo se ve igualmente incrementado. Por otra parte, es posible sustituir esta hora de lactancia, por una reducción de jornada de media hora, o bien acumularse en jornadas completas, siempre y cuando así esté recogido en el convenio colectivo, o se haya acordado con la empresa. Si en el periodo de lactancia existe riesgo para la madre, esta puede solicitar el cambio de puesto, y en caso de que no sea posible, podría suspenderse el contrato y pasar a cargo de la Seguridad Social, percibiendo el 100% de la base reguladora hasta los 9 meses de edad del niño.
  • Reducción de jornada. Se puede solicitar hasta los 12 años del menor y lleva aparejada la reducción salarial correspondiente. Además, en principio, el trabajador puede elegir la jornada laboral que más se adecue a sus necesidades, con la excepción de que dos o más trabajadores soliciten la misma reducción, dificultando el funcionamiento normal de la empresa. En ese caso, ésta podría limitar dicha reducción, pero siempre que esté justificado. También se puede ampliar esta reducción en los casos en los que el menor esté enfermo y requiera hospitalización o un tratamiento médico continuado, hasta que cumpla su mayoría de edad.
  • Excedencia. Después del nacimiento de un hijo, los trabajadores tienen derecho a solicitar un periodo de excedencia que no puede superar los tres años para atender a su hijo (natural, adoptado o en situación de acogimiento). Durante el primer año tendrá derecho a la reserva de su puesto de trabajo, pero pasado ese tiempo, se le reservará un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente. En el caso de un trabajador con familia numerosa, esa reserva del puesto se amplía hasta los 15 meses, si es de carácter general, y hasta los 18 meses si se trata de categoría especial.

Conclusión

Teniendo en cuenta los derechos que acabamos de comentar, parece que un trabajador tiene a su disposición una serie de herramientas que garantizan su derecho a conciliar la vida familiar con la laboral. Sin embargo, la realidad nos dice que, en muchos casos, y fundamentalmente las madres trabajadoras, en algún momento se ven forzadas a elegir entre su carrera profesional y el cuidado de su familia.

Desde un punto de vista profesional, para progresar en este sentido habría que apostar por una mayor racionalización de los horarios, la flexibilidad y el teletrabajo. De esta forma se facilitaría que los trabajadores pudieran combinar ambas facetas de una forma mucho más sencilla. Poco a poco la sociedad va tomando conciencia, y por eso son cada vez más habituales, las empresas que llevan a cabo sus propias políticas para favorecer que dicha conciliación se realice de una forma natural y no impuesta. La concienciación social ha sido y es fundamental en este avance.

 

Rosa López, especialista en Derecho de Familia y Derecho Laboral en ABA Abogadas

 

 

Etiquetas: familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS