Conciliación familiar

Conciliación familiar ¿realidad o farsa?

La conciliación familiar es un término que a todos nos suena, que todos apoyamos y que, como madres, sabemos que no es real.

Conciliación familiar ¿realidad o farsa?

Cuando va a nacer nuestro bebé y preparamos la bolsa junto con el body, los calcetinitos y el gorrito para que no pase frío nuestro hijo, deberíamos empaquetar también una capa roja de Superwoman... porque la vamos a necesitar.
La sociedad actual acepta, ¡por fin!, que la mujer es una trabajadora válida, responsable y capaz, igual que lo es el hombre. Sin embargo, cuando nos convertimos en mamás no hay facilidades, ni a nivel social ni empresarial, para que podamos conciliar nuestra vida laboral con nuestra labor como madres, como amantes y amigas, y hacerlo con toda nuestra efectividad. Y de ahí nace la frustración y el sentimiento de culpa¿seré buena madre? ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Qué pensará mi jefe? ¿Me entenderán mis compañeros? No estás sola, la no-conciliación nos afecta a la mayoría.

La conciliación en España

La Organización Internacional del Trabajo alerta en sus estudios que, en España, las mamás cobran un 17% menos que los hombres y un 5% menos que las mujeres que no son madres. Si nos centramos en las causas que expliquen esta diferencia salarial, no se observan motivos objetivos como la formación o la experiencia laboral, sino que son factores de carácter subjetivo. Tener hijos se penaliza laboralmente, algo que todas ya sabíamos o intuíamos y que se ve confirmado con los datos recabados por el Club de Malas Madres en su informe #concilia13f realizado, mediante una encuesta, a más de 4.400 personas, en su gran mayoría mujeres. Según este informe a 5 de cada 10 mujeres les ha cambiado algún aspecto en su puesto de trabajo tras ser madre: el 35,3% declara haber tenido dificultades en la negociación de la jornada laboral, generando momentos de tensión con los superiores; el 31,6% afirma sentirse juzgada por los compañeros y al 31,5% le han cambiado los objetivos y desempeña funciones de menor responsabilidad con respecto a antes de ser mamá.


Uno de los objetivos de este estudio es visibilizar la doble jornada laboral y demostrar que la carga total de trabajo no sólo equivale a los cometidos fuera de casa, sino que engloba el trabajo doméstico-familiar, y que genera un sentimiento de culpabilidad al ver que no podemos llegar a cumplir con todas las responsabilidades. Las madres con responsabilidades laborales dedican más de 16 horas diarias a la carga total de trabajo, entre las labores fuera y dentro de casa, dejando menos de una hora al día de tiempo libre para ellas. En el caso de las mujeres que no tienen una ocupación remunerada, el trabajo dedicado a la familia y la casa toma casi la totalidad del día disfrutando, tan sólo, de una hora y ocho minutos para su ocio. De las madres encuestadas y que tienen un trabajo remunerado, casi el 50% llegan cansadas asiduamente a trabajar y el 67% declara no tener tiempo libre a menudo. En el caso de las mujeres cuyas ocupaciones son familiares y domésticas, el 59,9% afirma tampoco tener tiempo libre de manera frecuente durante la semana. La falta de tiempo libre no permite llevar una vida equilibrada y acarrea problemas físicos y psíquicos al cabo del tiempo por lo que urgen cambios en esta situación. 

¿Problemas con la conciliación?

8 de cada 10 mujeres declaran tener dificultades para conciliar su vida laboral con la familiar y el 20% restante, que declara no tener dificultades para la conciliación, confiesan no disponer de tiempo libre y afirman estar cansadas por la carga de trabajo total que asumen.

Actualmente las madres estamos viviendo una superposición de roles viejos y nuevos: observamos cambios tanto a nivel económico como social y, sin embargo, a la hora de la organización familiar, los cambios no se producen al mismo ritmo por lo que nos vemos obligadas a buscar estrategias, en la esfera del trabajo remunerado, para asegurar que la esfera doméstico-laboral se encuentra bien resuelta, tales como dejar de trabajar, reducir  el régimen laboral y así obtener mayor flexibilidad horaria o trabajar a tiempo parcial.

¿Qué se puede hacer?

En este estudio se plantean acciones principales para solucionar este problema social de la conciliación del mundo laboral con el familiar y personal. Las propuestas se recogen en tres grandes bloques:

  • Concienciación social: la distribución de la carga laboral no debe recaer sólo sobre las mamás, sino que es toda la sociedad la que debe implicarse.
  • Adaptación de horarios de las jornadas laborales, y por tanto, de los ritmos de la ciudad, dando protagonismo a la vida personal y al trabajo doméstico-familiar.
  • Trabajo por objetivos, flexibilidad, teletrabajo real: cambios en la lógica laboral del presentismo y penalizar la creencia de que si no estás en tu puesto de trabajo, no estás trabajando.

Como ves, no estás sola. Un gran porcentaje de las madres en España siente que no llega a todo y sufre la frustración que deriva de ello. Así que es el momento de hacer consciente a toda la sociedad de esta situación e incentivar el cambio porque, como dicen en este informe, “reivindicar no es quejarse” y debemos todos juntos lograr una efectiva conciliación.

Fuente: Club de Malas Madres

Informe #concilia13f

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: conciliación vida laboral y familiar, derechos padres, familia, mamá, papá, trabajo y embarazo, trabajo y lactancia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS