Conciliación y salud

Conciliación: hábitos para manejar el tiempo y el estrés

La conciliación sigue sin ser real para muchos padres. El estrés y la falta de tiempo son dos grandes males de nuestra sociedad que, en muchos casos, se acentúa si tenemos hijos. Hablamos de algunas pautas y consejos para tratar de gestionar esos dos grandes enemigos.

conciliación

Tener una vida desordenada trae consigo mucho estrés cuando tienes que dar tu tiempo a los demás, a las personas que más importan en tu vida, a las personas que amas. Cuando el trabajo del día se ha terminado y ves lo poco que has hecho para ti, te preguntas dónde quedaron aquellos instantes en los que uno podía disfrutar de su propio espacio.

Ser padres es una auténtica responsabilidad. Darlo todo por ellos es maravilloso. La pregunta que debo hacerte es la siguiente. ¿Por cuánto tiempo serás capaz de cargar la batería de los demás si tu batería está descargarda?

Tu tiempo es limitado cada día, por eso has de saber que el orden en tu atención y con tu tiempo debe ser limitada. El manejo de él debe ser excelente aquí y ahora.

Un hábito esencial es cortar toda tecnología después de la cena con el fin de que nuestros cuerpos se vayan habituando a la hora de irse a la cama. De esta manera, nuestros pequeños irán copiando todo lo que hacemos. Madrugar y ganarle al sol debe ser otro de los pilares en nuestra vida. Así, nos adjudicaremos un espacio sin interrupciones a primera hora de la mañana antes de acudir a nuestros respectivos compromisos. Sacar un espacio de tiempo para nosotros, así como otro espacio de tiempo para desayunar con nuestros hijos antes de que vayan a la guardería o al colegio es esencial.

Cuando aparece el estrés, esa sensación de que tanto el manejo del tiempo, así como nuestras expectativas se nos van de la mano, nos sentimos incapaces e impotentes,  esto es algo que explico en mi proyecto www.elreto100.com y da las bases para dejar atrás problemas como la falta de concentración, el manejo del tiempo, así como el estrés que nos causa la falta de control y dirección cuando somos padres.

Otra práctica de la que nadie se puede olvidar y es esencial es activar tanto nuestro cuerpo como nuestra mente a primera hora de la mañana, ya sea leyendo un buen libro, meditando o haciendo deporte. Lo importante es que seas constante con tus tiempos.

Un hábito se crea a base de repetición. Por eso, hábitos como la disciplina y el orden marcarán nuestra capacidad de ser constantes según cual sea nuestra meta. Muchas veces se ha dicho que una vez que eres padre, tu tiempo libre y todos los hobbies y pasiones se terminan para dárselo a los demás. Esto no es del todo así: si somos capaces de controlar nuestro horario y mimarlo también podemos tener tiempo para nosotros. La priorización de tareas por importancia, así como delegar y compartir al máximo tareas como las cosas del hogar nos darán ese colchón de tiempo y energía para los nuestros.

Si te interesa el tema de los hábitos y cómo nos pueden ayudar, el libro “La Vida-Un Juego Con Serias Reglas” “150 Hábitos /Regalos que te impulsarán a conseguir todo lo que te propongas” que publicaré dentro de poco profundiza en estos temas.

 

Artículo elaborado por Ieltxu Ispizua – Coach de Hábitos. 

CONTINÚA LEYENDO