Derechos de los niños

El Consejo de Europa “equipara” circuncisión y ablación

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha definido la circuncisión religiosa, una práctica habitual en las religiones judía y musulmana, como “violación de la integridad física de los niños” comparable a la ablación femenina.

También te puede interesar: Malala Yousafzai, la niña que desafió a los talibanes
El Consejo de Europa “equipara” circuncisión y ablación

En su resolución, el Consejo de Europa insta a sus 47 países miembros a consensuar “los derechos del niño a la protección contra violaciones de la integridad física” y a “adoptar disposiciones jurídicas específicas para garantizar que ciertas operaciones y prácticas no se lleven a cabo antes de que un niño sea lo suficientemente mayor como para ser consultado”.

 

En concreto, pide que se condenen y prohíban “las prácticas más perjudiciales, como las mutilaciones genitales femeninas” y que se definan las condiciones para otras prácticas, como la circuncisión de los niños varones, si no está justificada por motivos médicos.

 

Las prácticas a las que se refiere la resolución incluyen la mutilación de genitales femeninos, la circuncisión de los varones jóvenes por motivos religiosos, las primeras intervenciones médicas infantiles en el caso de los niños intersexuales, los castigos corporales y los piercings, tatuajes o cirugía plástica en niños.

 

El departamento de Exteriores de Israel ya ha pedido que se revoque esta resolución, ya que considera que es un “ataque intolerable” a las tradiciones religiosas y que promueve “el odio y las tendencias racistas”.

 

El Consejo de Europa es una organización internacional cuyo objetivo principal es la defensa y protección de la democracia y los derechos humanos. Dirige recomendaciones sobre derechos humanos a los órganos legislativos de sus 47 países miembros.

 

Ablación o mutilación genital femenina

 

La ablación del clítoris o mutilación genital femenina consiste en la extirpación total o parcial de los genitales externos, u otras intervenciones en los órganos genitales femeninos por motivos culturales. Causa daños irreparables y ha sido practicada a más de 125 millones de mujeres y niñas vivas en 29 países.

 

30 millones de niñas corren peligro de ser mutiladas cada año, según el estudio más reciente de UNICEF.

 

Como explica este organismo, la ablación puede acarrear la muerte de la niña por colapso hemorrágico o por colapso neurogénico debido al intenso dolor, infecciones agudas y septicemia. Muchas niñas entran en un estado de colapso por el intenso dolor, el trauma psicológico y el agotamiento a causa de los gritos.

 

Otros efectos pueden ser una mala cicatrización; la formación de abscesos y quistes; un crecimiento excesivo del tejido cicatrizante; infecciones del tracto urinario; coitos dolorosos; el aumento de la susceptibilidad al contagio del VIH/SIDA, la hepatitis y otras enfermedades de la sangre; infecciones del aparato reproductor; enfermedades inflamatorias de la región pélvica; infertilidad; menstruaciones dolorosas; obstrucción crónica del tracto urinario o piedras en la vejiga; incontinencia urinaria; partos difíciles; y un incremento del riesgo de sufrir hemorragias e infecciones durante el parto.

 

La circuncisión

La circuncisión es una mutilación ritual en la que se amputa al varón parte del prepucio, es decir, la piel que cubre el glande del pene, similar a la operación de fimosis que se practica en niños con dificultades de retirar esta piel. No afecta a la vida sexual. Suele realizarse en la primera semana de vida de los niños y es una práctica común entre judíos y musulmanes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 30% de los varones del mundo está circuncidado.

 

Etiquetas: derechos del niño, infancia, niñas

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS