Maternidad

Los mejores lugares del mundo para ser madre son…

Europa, la región con mejores condiciones para ser madre. Y, ¿España en qué situación está?

También te puede interesar: Ser madre después de los 35
Los mejores lugares del mundo para ser madre son…

Como era de esperar, Finlandia y los países escandinavos son los mejores lugares para convertirse en madre, según el Índice de las Madres, una clasificación elaborada por la ONG Save the Children a partir del análisis de datos socioeconómicos de UNICEF, la OMS o el Banco Mundial, entre otras entidades.

El ránking de países -en el cual España ocupa el séptimo lugar, detrás de Finlandia, Noruega, Suecia, Islandia, Países Bajos y Dinamarca, y por delante de Alemania, Australia y Bélgica- fue basado en los países según la salud materna (riesgo de mortalidad materna a lo largo de la vida), el bienestar de los niños (índice de mortalidad antes de los cinco años de edad), y la situación educativa (número previsto de años de educación formal), económica (ingreso nacional bruto per cápita) y política (participación de las mujeres en el gobierno nacional).

El informe 'Estado Mundial de las Madres' incluye 178 países, dejando fuera a quienes tienen menos de 100.000 habitantes. Los ocho primeros de la lista, y 24 de los primeros 30, corresponden a Europa. Como contrapartida, los últimos 10 del listado, y 26 de los últimos 30, son países africanos. El Índice de las Madres pretende llamar la atención sobre las madres y los niños durante las crisis humanitarias (Congo, Siria, desastres naturales...).

España es el séptimo país del mundo

Aunque en España tenemos la sensación de estar a la cola de muchos factores sociales, los indicadores considerados para realizar este ránking, los niveles de España están por encima de la media de los países industrializados. Por ejemplo, el riesgo de mortalidad materna a lo largo de la vida (1 entre 12.000 en España, contra 1 entre 8.900, el promedio de esos países), la escolarización de nuestros niños (17,1 contra 16 años) y la participación de mujeres en el gobierno (un 37% de escaños contra un promedio de 27%).

Sin embargo, España tiene su cara amarga. La mortalidad de menores de 5 años es de 4,5 de cada 1.000 nacidos vivos, cuando el promedio de los países desarrollados es de 4 por cada 1.000. Y los ingresos económicos medios en España, son unos 29.620 dólares anuales, muy por debajo de los 38.500 dólares de media de los primeros países del ránking.

¿Y la crisis económica?

Curiosamente, España está por encima de países como Alemania, Australia y Bélgica, porque aún no se ha tenido en cuenta la crisis económica. De hecho, en este sentido el documento afirma que "la crisis económica ha tenido un gran impacto, tanto en el nivel de desempleo como en el sistema de bienestar social del país, y el sector más afectado han sido las niñas, los niños y sus familias, en especial las madres", apunta el texto.

Otros tres datos nada halageños son que el porcentaje del PIB destinado a políticas de protección social es el segundo más bajo de la Unión Europea (26,1%). El 27% de las mujeres en edad fértil están en el paro. Un tercio de los pequeños españoles viven con riesgo de caer en la pobreza o de sufrir exclusión social.

Una consecuencia de esta situación, señala el documento, "es que muchas mujeres españolas renuncian a la maternidad o a tener el número de hijas e hijos que desean". Lo constata el hecho de que, en el periodo 2008-2012, la tasa de natalidad se redujo de 11,28 a 9,69. Por último, también se aclara que "en España es posible que sean necesarios uno o dos años más para que los datos reflejen los efectos de la actual crisis financiera", la cual ha tenido "un alto impacto particularmente en las madres y en la infancia".

Llama la atención que en el informe las mujeres estadounidenses son 10 veces más propensas a morir por causas relacionadas con el embarazo que las mujeres en Polonia. Y las probabilidades de que muera un niño en Estados Unidos o uno en Serbia son las mismas.

Etiquetas: familia, nacimiento

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS