Derechos de la mujer

“More uxoria” o la pérdida de la pensión compensatoria al rehacer tu vida

La pensión compensatoria se establece para reparar el desequilibrio económico que puede producirse, al fin del matrimonio, para uno de los cónyuges.

También te puede interesar: Pensión compensatoria por quedarse en casa al cuidado de los hijos
Pérdida de la pensión compensatoria al rehacer tu vida

Desde hace algunos años se observa una tendencia cada vez mayor por parte de Juzgados y Tribunales a dictaminar el fin de la pensión compensatoria por convivencia “more uxorio”, es decir, por convivencia marital con una pareja. Esto ha dado lugar a situaciones injustas por la derogación de un derecho adquirido en base a una compensación por desequilibrios económicos en el anterior matrimonio.

Lo normal es que este tipo de pensiones sean recibidas por mujeres de mediana edad, con una dedicación exclusiva a la familia durante un largo matrimonio, o bien mujeres que han colaborado en el trabajo del marido para que éste promocionase profesionalmente y que, debido a todo lo anterior, no han podido desarrollar su propia carrera profesional. Es en estos casos, cuando un Juzgado determina la existencia de un desequilibrio por el que debe percibir una cuantía mensual en concepto de compensación. Sin embargo, vemos que, con mayor frecuencia, a muchas mujeres que reciben esta pensión, al rehacer su vida con otra persona, se les quita este derecho adquirido.

La pensión compensatoria cubre un desequilibrio previo a la nueva vida

La situación sobre la extinción de la pensión compensatoria se agrava si pensamos que se han dictaminado numerosas sentencias en las que esta extinción ha derivado no ya de la convivencia real y continua de una mujer con su nueva pareja, sino como simple cohabitación habitual. Esto ocurre porque lo que en un principio presupone la cohabitación de dos personas en un mismo domicilio, es interpretado por nuestros tribunales de una forma mucho más amplia. Todo lo anterior provoca situaciones injustas en las que, un mero informe de un detective privado acreditando que la mujer pasaba varias noches en el domicilio de su pareja, o a la inversa, ha hecho posible que ésta pierda su derecho. Es comprensible que, ante esta situación, muchas mujeres se sientan indefensas y con el miedo propio que surge sobre la disyuntiva que nace de hasta qué puntos es justo, o no, que su nueva pareja tenga que paliar el desequilibrio derivado de un anterior matrimonio.

Esta práctica tiene, obviamente, connotaciones machistas simplemente por el hecho de asumir que lo que pagaba el marido, ahora tiene que pagarlo el nuevo novio cuando, en realidad, lo que debería plantearse es de dónde nace el derecho de percibir la pensión compensatoria, ya que surge como necesidad de paliar un desequilibrio originado por una sociedad en la que muchas mujeres renunciaron a sus estudios, y/o profesiones, en pos de cuidar de su matrimonio y su familia.

Por último destacar que ha habido casos en los que una de las partes se ha enriquecido injustamente en la concesión de pensiones compensatorias, y es que, lógicamente, cada escenario es diferente al anterior y todos deben ser estudiados por un especialista en la materia.

Fuente: Aba Abogadas

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: custodia, derechos padres, divorcio, padres separados

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS