Lactancia en público

Abofetean a una mujer por dar de mamar a su bebé en público

Aunque parezca una broma de mal gusto, ha ocurrido en Francia: abofetearon a una madre por dar el pecho a su hijo en público y las consecuencias han sido que le ha dejado de subir la leche.

lactancia
Fuente: iStock

Vivimos en una sociedad en la que, por suerte, cada vez está más normalizada la lactancia en público. Y cuando hay episodios desagradables (como alguien que pida a la mujer que se tape o malas miradas de parte de algún transeúnte) las mujeres cada vez están más concienciadas de que han de hacer caso omiso.

De hecho, son muchas las campañas publicitarias que se han realizado con el fin de dar visibilidad a la lactancia en público y dejar de verla como un tabú. Pero, desgraciadamente, en pleno 2021 todavía tenemos que asistir a noticias desagradables en torno a ella.

El caso que vamos a contar a continuación ha ocurrido en el país fronterizo con España: en Francia. Concretamente en la ciudad de Gironde, en Burdeos. Y es que, de acuerdo a la información de RTL, una madre recibió hace pocos días una bofetada de parte de una señora que le espetaba que debía estar dando el pecho a su hijo en casa, y no en la cola de un servicio de mensajería.

Y es que, mientras Maÿlis, el nombre de la joven protagonista, hacía cola para recoger un paquete, su hijo Nino, de seis meses, comenzó a llorar porque tenía hambre, así que su madre no se lo pensó dos veces y comenzó a darle el pecho. “Lo hice con ropa que se abre por los lados, para intentar que fuera discreto y, como había gente, además me escondí con la chaqueta”, explica en un vídeo del canal de Instagram de Doctissimo.

“Cuando terminé, una señora me empezó a decir que si no tenía vergüenza, que la gente joven solo quiere lucirse y que, como soy madre, debería haber planificado las comidas de mi hijo para hacerlo en casa”, comenta. A continuación, sin darse cuenta, recibió una bofetada de la mujer, cuando aún tenía a su bebé en brazos.

Su sorpresa al ir a poner la denuncia

Los detalles desagradables de la historia no acaban ahí. Cuando Maÿlis fue a la comisaría a interponer denuncia por lo que acaba de pasar, un agente le dijo que cuánto se le veía el pecho. Aunque ella contestó que lo mínimo, este le dijo que en cierta parte ella tenía culpa de que le hubieran pegado, que se lo había buscado de alguna manera.

El disgusto no ha sido solo psicológico, también físico. La madre lleva varios días sin que le suba la leche, así que ha tenido que interrumpir la lactancia de su bebé.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo