Historias de superación

Primer cumpleaños del bebé salvado por una bolsa de sándwich

¡Muchas felicidades heróe! Pixie Griffiths-Grant nació a las 28 semanas, tres meses antes de lo esperado y pesó 500 gramos. Esta es su historia de superación.

Hay veces que la vida nos regala auténticas historias inverosímiles y que muestran la fortaleza de los seres vivos, en este caso de los niños. Pixie Griffiths-Grant es un bebé que vino al mundo en 2015 de forma prematura en el Reino Unido. Nació por cesárea y cuando tan solo se llevaban 28 semanas de gestación. Es decir, tres meses antes de lo esperado.

La decisión de programar el nacimiento de la pequeña fue consensuada entre médicos y padres después de comprobar que Pixie llevaba un tiempo sin crecer ni progresar dentro del vientre de su madre. Al nacer pesó solo 500 gramos y se dieron cuenta de que era muy pequeña, casi como la mano de su madre, y si no se hacía algo moriría a las pocas horas.

Fue entonces cuando surgió una idea un tanto peculiar. Los galenos metieron a Pixie dentro de una bolsa de sándwich para conseguir darle calor, actuando a modo de invernadero. La pequeña pasó 18 días en cuidados intensivos (cura de infecciones y trasfusiones de sangre) y lejos de sus padres. Lo siguiente fueron tres meses de incubadora. Solo después sus padres pudieron cogerla en brazos, y solo una hora al día.

De este modo, a los cinco meses ya pesaba 3,5 kilos y hoy cumple un año luciendo este aspecto en brazos de su madre Sharon. Lo que al principio parecía una idea de locos y una quimera, acabó siendo crucial en el devenir de Pixie, que logró salvar la vida gracias a una bolsa de sándwich. Ahora ella y su familia sonríen, y, la verdad, se han ganado el derecho a ello.

Continúa leyendo