Noticia viral

¡Cuidado con los productos con los que bañamos a los pequeños!

A los niños les encanta jugar con las bombas de baño pero hay que tener mucho cuidado con los ingredientes de los que están hechas si no quieres que sufran quemaduras.

Bomba de baño

Uno de los juguetes que más sensación están causando entre los más pequeños son los conocidos Hatchimals. Se trata de un huevo de plástico al cual hay que dar cuidados para que descubra la mascota virtual que tiene en su interior.

Gracias a su fama han salido a la venta un montón de productos de la línea y, entre ellos, unas bolas de baño que al disolverse dejan ver la sorpresa que tiene en su interior. Otro éxito de venta entre los niños que podría estar a punto de terminar.

Jennifer Renee, una madre norteamericana, ha denunciado a través de su cuenta de Facebook que su pequeña sufre quemaduras químicas ocasionadas, aparentemente, a raíz de la utilización de una de estas bombas de baño. El mensaje ya se ha vuelto viral.

El 8 de diciembre escribía un post en el que contaba que su pequeña había sufrido quemaduras después de usar este producto en la bañera y, además, lo ilustraba con imágenes.

"¡No les compres esto a tus hijos! Pensé que esta bomba sería divertida para ella porque tenía un juguete dentro. Seguí las indicaciones del paquete y lo coloqué en la bañera. Después de que la niña estuviera 35-40 segundos en el agua, comenzó a quejarse porque le dolía la piel. Vi que tenía una quemadura química hecha por una bomba de baño para niños. (No lo estaba sosteniendo y, además, ha usado otros tipos de bomba y nunca le había pasado esto). Solo es una advertencia."

Además, este primer post lo actualizó posteriormente después de contactar con el fabricante e ir al médico (el cual le dijo que se trataba de una quemadura y no de una reacción).

"Mi hija ha tenido este tipo de productos antes. He hablado con el fabricante y el número de lote está siendo investigado porque parece que hay muchas llamadas que alertan del mismo problema (no todas con la reacción que tuvo ella). Es muy fácil que una persona que trabaja en la fábrica alterase los ingredientes sin querer. He ido al médico esta mañana y me ha dicho que, efectivamente, es una quemadura química y no una reacción. Publico esto con la esperanza de que todo el mundo lo vigile de cerca. A todos los niños les encantan las bombas de baño pero, lección aprendida, de aquí en adelante elegiré solo productos naturales."

CONTINÚA LEYENDO