Vuelta a casa

El emotivo reencuentro de un niño con sus hermanos tras 75 días aislado por la quimioterapia

Con solo seis años ha tenido que pasar por dos trasplantes de médula ósea. Pero además de ello, ha tenido que estar aislado en el hospital debido a su tratamiento de quimioterapia. Ahora que todo ha sido un éxito por fin ha podido reencontrarse con sus hermanos. Su madre lo ha grabado y el video se ha convertido en viral.

reencuentro familiar
Fuente: Facebook Danielle Puig

Nació con dos cánceres altamente peligrosos y en octubre de 2019, fue diagnosticado con leucemia mieloide aguda (AML) y síndrome mielodisplásico (MDS). Lo que quiere decir que, Zeke Puig, un pequeño de Phenix en Estados Unidos, ha estado 147 días hospitalizado. Durante este tiempo, se ha sometido con tan solo seis años a dos trasplantes de médula ósea y a un proceso agresivo de quimioterapia que le ha hecho estar aislado durante 75 días en el hospital dadas las medidas por la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, por fin ha podido volver a casa y su reencuentro con sus hermanos y abuela ha sido de lo más especial. Tanto, que las bonitas imágenes que han inmortalizado la escena se han convertido en virales.

La vuelta a casa de Zeke

Danielle Puig, la madre de estos niños, les pide que cierren los ojos y que abran las manos. Sobre ellas, les coloca unos caramelos. Les dice que no dejen de mantener los ojos cerrados hasta que ella les diga. Tiene una sorpresa más para ellos.

Ahí es cuando comienza una cuenta atrás para que puedan abrir sus ojos y por fin, al hacerlo, se encuentran con su hermanito, al que durante los últimos dos meses y medio solo habían visto a través de una ventana. La emoción casi se puede palpar en el video que publicó la madre en su cuenta de Facebook.

Una madre que con gran emoción recordaba a las personas anónimas que habían donado sus médulas óseas a pesar de la situación de la pandemia. "Salvaron realmente la vida de Zeke", afirmaba Danielle en el programa de televisión Good Morning America.

Y es que, la alegría del momento tuvo que ser doble, ya no solo por superar las intervenciones con éxito, sino también por un inesperado reencuentro que en principio no iban a tener como tal. Les habían dicho a los niños que Zeke iba a estar en el hospital, pero que irían a visitarlo y que tendrían una sala de juegos donde jugar con él. Pero todo coincidió con la época en la que los hospitales comenzaron a cerrar y a restringir las visitas. De tal modo que se despidieron de él sin saber cuándo podrían verle de nuevo. El pequeño ha tenido que pasar el tiempo en compañía de solo uno de sus padres.

Una historia indudable de fortaleza, pues solo unos días después del primer trasplante de médula ósea, el cuerpo del niño comenzó a rechazar las células. Lo que indicaba que necesitaba un segundo tratamiento. Pero ocurrió un milagro en una situación tan complicada y apareció un segundo donante de médula que salvaría su vida.

Ahora la familia está confinada para evitar poner en riesgo a Zeke. Eso sí, aunque no saben lo que les deparará el futuro, no pueden estar más agradecidos de que el niño esté con ellos y se encuentre bien.

 

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo