Suceso extraordinario

El insólito caso de una mujer que tiene mellizos de padres distintos

Una mujer en China da a luz a dos hermanos mellizos. ¿Lo llamativo? Tienen distinto padre. Un caso que casi desafía a la naturaleza, pero que existe y que se llama “superfecundación heteropaternal”. Te lo contamos.

madre mellizos
Fuente: iStock

¿Cómo reaccionarías si descubrieses que uno de tus mellizos es hijo tuyo, pero el otro no? Por raro que parezca esto le ha ocurrido a un hombre en China que, al inscribir a los recién nacidos en el Registro Civil, se enteró de que no era el padre de ambos.

Nos remontamos a 2018, cuando una mujer dio a luz a sus dos bebés mellizos en un hospital de Xiamen City, capital de la isla de Xiamen al sudeste del país. Tras los nueve meses de embarazo, tuvo dos niños totalmente sanos sin ningún problema de salud. Y como es esperable, su marido recibió la llegada de los pequeños con gran alegría. Pero esta no se mantendría por mucho tiempo...

Lo cierto es que al hombre le parecía llamativa la gran diferencia física de los dos niños. Y no porque no se parecieran entre ellos -eso es normal en mellizos-, sino porque uno de los bebés no tenía ningún rasgo igual a él mismo, a pesar de que el otro sí. Hecho al que no le dio más importancia hasta el momento en que fue a inscribirlos en el registro. En su lugar de residencia es obligatorio hacer una prueba de ADN para demostrar que los hijos son tuyos y poder así registrarlos.

Fue cuando llegaron los resultados de la prueba de paternidad cuando descubrió la desagradable sorpresa: ambos compartían el ADN de la madre, pero uno de ellos no tenía ni rastro del suyo. La mujer al principio aseguró que se trataba de un error en los análisis, pero después de las explicaciones médicas finalmente tuvo que aceptar que había engañado a su marido. Según el medio asiático Strait Herald que cita Vice, la intención del hombre –del que no se ha revelado la identidad- es no hacerse cargo del segundo mellizo, del que, como se ha demostrado, no es padre.

¿Cómo es posible?

Se trata de un caso extremadamente poco común que en biología se llama “superfecundación heteropaternal”.

Lo habitual es que, cuando hay concepción y se produce un embarazo, el sistema reproductor femenino deje de producir óvulos. Pero en casos muy insólitos, el ciclo menstrual se repite y se libera un nuevo óvulo mientras ya existe un embrión. Cuando ese óvulo se fecunda, se produce la llamada superfetación y nos encontramos con dos embriones de distintas edades gestacionales.

Si los óvulos son fecundados por los espermatozoides del mismo padre, se denomina “superfecunfación homoparental”. Pero en el caso de la pareja china, se trata de “fecundación múltiple heteropaternal o superfecundación heteropaternal” porque los óvulos de la mujer son fertilizados por distintos hombres en un corto período de tiempo, aproximadamente un plazo máximo de 5 días.  

De forma más sencilla: una mujer libera un óvulo, tiene relaciones sexuales con un hombre y uno de sus espermatozoides lo fecunda. En ese mismo ciclo menstrual, la mujer libera otro óvulo, tiene relaciones con otro hombre y uno de los espermatozoides de este, fecunda al segundo óvulo. Este proceso da lugar al hecho inaudito que acabamos de conocer: un embarazo de mellizos de distinto padre que comparten el mismo útero materno.

Otro apunte que podemos hacer es que en estos casos no podrían nacer gemelos, ya que la diferencia con los mellizos es que, en la situación de los primeros, solo se fecunda un solo óvulo que después se divide. Si hablamos de mellizos (gemelos no idénticos o dizigóticos) estos resultan de la fecundación de dos óvulos separados con un espermatozoide diferente y es por eso también que no son genéticamente idénticos.

Este tipo de circunstancias de mellizos de distinto padre -que es bastante extraña en humanos- es más corriente en otros mamíferos como perros, gatos y vacas, entre los que el intercambio de parejas en lapsos de tiempo breves es mucho más frecuente. Eso sí, aunque para que ocurra tienen que darse una suma de condiciones extraordinarias, ya lo demuestra el ADN... También es posible en personas, ¡y si no que se lo digan a esta pareja!

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo