Noticia viral

Esta es la historia del niño que llega todos los días congelado a la escuela

Fuman tiene que recorrer 4,5 kilómetros caminando todos los días para poder llegar a la escuela. Y lo hace en estas condiciones.

Fuman

A priori puede parecer una imagen de lo más adorable y tierna: un niño con las mejillas rojas de frío y con el pelo blanco porque hace mucho frío en su ciudad. Pero, la verdadera historia que existe tras esta imagen te va a sorprender.

Manos Fuman

Fue el medio Thepaper.cn el que difundió el  vídeo en forma de denuncia global. Y lo hizo después de que llegara hasta su redacción de parte de un profesor de la escuela primaria de Zhuanshanbao, al sur de la provincia de Yunnan, en China.

No, las condiciones de vida de este niño no son adorables. Fuman, de ocho años, camina todos los días una hora y media, 4,5 kilómetros, para poder llegar a la escuela. Y eso, contando con las gélidas temperaturas que acoge su localidad. Y lo hace en condiciones infrahumanas: sin ropa apropiada para esas temperaturas.

Todos los días llega a la escuela con el pelo y las cejas congeladas, con las mejillas rotas por el frío y las manos agrietadas debido a las  temperaturas que tiene que soportar. Tal y como se puede apreciar en el vídeo, podrían pasar perfectamente por las manos de una persona de 50 años pero, no, son las de un niño de ocho.

Pertenece a los llamados “niños abandonados” en China: niños que no viven con sus padres porque trabajan lejos. En concreto a Fuman su madre le abandonó y a su padre no lo ve desde hace meses. Ahora vive con su abuela y su hermana mayor en una casa de barro con techo de paja.

Ahora, las imágenes de Fuman se han hecho virales en todo el mundo y son muchas las personas que han ofrecido su apoyo para ayudar al pequeño.

CONTINÚA LEYENDO