Esta madre nos enseña una gran lección de vida dejando que su hija se tiña el pelo de rosa

Porque en ocasiones, hay que pararse a pensar en todo lo que tenemos y valorarlo más.

También te puede interesar: Tu hijo no es malo, es que no lo estás criando bien
pelo rosa

Nuestra obligación como padres es educar a los niños y enseñarles que hay cosas que pueden hacer y otras que no pueden. Saber qué cosas son estas es algo primordial para ofrecerles una educación ejemplar y que lleguen a ser grandes personas en el futuro pero, ¿qué pasaría si alguna de las veces que decimos que no cediéramos a un sí?

La vida es demasiado corta para estar pensando en lo que es moral, ético y correcto para la sociedad. Si un comportamiento es socialmente correcto pero no lo es en nuestro interior, tendremos que hacer gala de lo contrario. Solamente así, lograremos ser fieles a nuestra propia personalidad. Y esto es algo que debemos inculcar a nuestros pequeños si queremos que sean personas mentalmente fuertes en un futuro.

Por supuesto, no podemos decirles que sí a todo o que no a todo. Solo a aquello que nosotros consideremos que esté bien. A veces conviene dejarles experimentar, jugar con cosas nuevas e, incluso, dejarles equivocarse para que se den cuenta de lo que ha pasado y aprendan a levantarse solos, con un poco de autonomía.

Esta es la reflexión a la que nos ha hecho llegar Rachel Ann Carpenter, la mamá de Nevaeh, una niña de 10 años que ahora tiene el pelo rosa después de recibir el sí de su madre. ¿El porqué de este sí? Ella misma lo explica en su cuenta de Facebook.

“La vida es muy corta para decir que NO todo el rato. El año pasado por estas fechas, mi hija me preguntó que si se podía teñir el pelo de rosa y le dije que no. Unos días después, en un campamento, estaban haciendo un espectáculo con fuego, algo salió mal y las llamas envolvieron el 70% de su cuerpo. El año pasado en estos días estábamos con ella en el hospital sin saber si iba a sobrevivir o no. Ahora, cuando ella me ha preguntado si se podía teñir el pelo de rosa, le he dicho que sí. Esa experiencia me enseñó que no sabes cuánto tiempo te queda con cualquier persona. Así que, di sí más seguido. ¡Y no hagas caso a los que piensen que tu hija con el cabello rosa es algo ridículo!”

Nunca sabemos cuánto tiempo nos queda al lado de las personas que queremos así que, en vez de reñir y estar días u horas sin hablar con ellos, en vez de castigar a los más pequeños, fomentemos el amor, expresemos nuestro amor hacia nuestro seres queridos siempre que salgamos de casa y que no se nos olvide nunca la sonrisa.

 

Etiquetas: desarrollo infantil, desarrollo intelectual, educación, padres, redes sociales

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS