Pornografía

Billie Eilish fue adicta a la pornografía con once años: ¿cómo afecta a la mente de los adolescentes?

La cantante estadounidense Billie Eilish ha asegurado tener graves consecuencias físicas y mentales a raíz de la pornografía. Con apenas 11 años, la artista ya consumía porno de manera habitual. ¿Cómo afecta a los adolescentes?

Pornografía
Fuente: iStock

Una de las consecuencias de la llegada de internet ha sido el aumento del uso de la pornografía. Esto ha generado un aumento de estudios e investigaciones  científicas centradas en las posibles consecuencias de estos materiales. Sin embargo, gran parte de los estudios han evaluado exclusivamente las consecuencias en los consumidores adultos.

Probablemente, el hecho de que justamente la población más vulnerable a este tipo de contenidos sea la menos estudiada se deba, entre otros aspectos, a limitaciones éticas y prácticas, y a una cierta negligencia por parte de los educadores, que no quieren creer que niños y  adolescentes acceden a estos contenidos. 

El testimonio de Billie Eilish

Los menores disponen de un acceso ilimitado a múltiples y variados contenidos pornográficos. No obstante, debido a la etapa evolutiva en la que se encuentran, caracterizada por un cerebro aún en desarrollo, les resulta más dificultoso diferenciar entre realidad y ficción. Además, es lógico que debido a su poca práctica en este ámbito tomen como referencia y ejemplo este tipo de prácticas sin contrastar opiniones. Es por esto, que los más jóvenes copian las conductas sexuales que visualizan en los materiales sexualmente explícitos y los consideran una potente herramienta de educación sexual. Estos datos se recogen en el estudio realizado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD).

En este contexto, la popular cantante Billie Eilish reveló que comenzó a consumir pornografía desde los 11 años. Este comienzo temprano en el mundo del porno le llevó a una adicción que ha tenido secuelas importantes como consecuencia.  

Parálisis del sueño

La cantante de 19 años aseguró en "The Howard Stern Show" de SiriusXM que el porno, “realmente destruyó mi cerebro y me siento increíblemente devastada por haber estado expuesta a tanta pornografía". Eilish habló sobre su relación con la pornografía tras el lanzamiento de su single "Male Fantasy", en el que canta que se distrae con la pornografía

"Creo que el  porno es una desgracia. Solía ver mucho porno, para ser honesta. Empecé a ver porno cuando tenía como 11 años", expresó la ganadora del Grammy

En la conversación con Stern, la artista dijo que no solo le causó problemas una vez que comenzó a tener relaciones sexuales sino que también cree que le provocó parálisis del sueño y pesadillas. "Las primeras veces que, ya sabes, tuve sexo, me costaba decir que no a cosas que no eran buenas. Esto fue por pensar que eso era lo que tenía que atraerme.” declaró Eilish. 

Consecuencias en los jóvenes

Las consecuencias en los jóvenes al consumir este tipo de contenidos pueden ser amplias. Respecto a las conductas sexuales, se ha observado en este siguiente estudio que aquellos jóvenes que consumen pornografía presentan una mayor probabilidad de llevar a cabo sexo esporádico, sexo con amigos o sexo oral y/o anal.

También refieren un mayor deseo sexual, mayor número de encuentros sexuales, múltiples parejas sexuales y una iniciación sexual más temprana, en comparación con aquellos adolescentes que no consumen pornografía. En cuanto a las conductas sexuales de riesgo, algunos autores subrayan que existe una clara asociación entre la exposición a la pornografía y las relaciones sexuales sin preservativo en los adolescentes.  

Los adolescentes que consumen pornografía de manera regular presentan una mayor propensión a mostrar actitudes de género negativas, y cuando perciben los materiales pornográficos como una herramienta de educación sexual muestran una mayor tendencia a percibir el sexo como un mero  instrumento para la gratificación sexual.

manuela rodríguez

Manuela Rodríguez

"Los adultos representan el peligro más activo para los niños, a no ser que hayan tomado la decisión de reconocer y respetar los procesos de desarrollo". - Rebeca Wild

Continúa leyendo