El paseo más emotivo

Estudiantes crean una silla de ruedas especial para que un papá pueda pasear a su bebé

Unos alumnos han desarrollado un proyecto que ha permitido a un padre poder cumplir su sueño: ha podido pasear a su bebé a pesar de ir en silla de ruedas.

Han recibido varios premios internacionales y, es que, realmente los merecen. Unos estudiantes han creado un accesorio que ha permitido a un papá que va en silla de ruedas poder pasear a su bebé.   

Un grupo de alumnos en Maryland, en Estados Unidos, ha completado un proyecto escolar de lo más interesante y emotivo, pues el marido de Chelsie King (que es una de sus profesoras) ha podido llevar de paseo a su hijo, pese a ir en silla de ruedas. Y todo gracias al ingenioso accesorio que han inventado.

Se trata de un grupo de 10 jóvenes que ha diseñado dos proyectos con el fin de ayudar a Jeremy King a poder cumplir su sueño de acompañar a su bebé de paseo.

El primero, diseñado para recién nacidos o menores de un año y que se basa en una sillita de coche que se puede incorporar a una silla de ruedas. Y un segundo, para niños de mayor edad, con el que la silla de ruedas se une directamente a la sillita de paseo. Ahora, después de llevarlo a cabo, han ganado premios internacionales.

La historia de Jeremy

padre
Fuente: NBC Washington

Hace unos 3 años, Jeremy King tuvo que enfrentarse a una operación en la que le extirparon un tumor cerebral. Debido a una lesión sufrida en tal intervención, a partir de ese momento tuvo que empezar a movilizarse con ayuda de una silla de ruedas.

Tras esto, nació el primer hijo de Jeremy y Chelsie, pero teniendo en cuenta su nueva forma de vida, el hombre buscaba una manera de involucrase más y poder cuidar a su bebé.

Y es que, si ya se sabe bien que ser padres es difícil, no hay pensar mucho para darse cuenta de que las dificultades aumentan cuando tienes una discapacidad física. Más aún cuando es algo reciente y te estás adaptando a ello. Por este motivo que se propusieron encontrar formas para que la paternidad de Jeremy fuera más sencilla y accesible.

Fue entonces cuando Chelsie se acordó de que en la escuela en la que trabaja, Bullis School, unos alumnos estaban desarrollando un proyecto llamado Making for Social Good (Haciendo el Bien Social) con su compañero Matt Zigler, el coordinador del departamento de ciencia. Fue así que les pidió ayuda y el equipo de estudiantes se puso manos a la obra. Y fueron ellos mismos los que han fabricado la silla en cuestión recibiendo un gran reconocimeinto.

Reconocimiento internacional

Pero para final aún más feliz, una vez que el proyecto vio la luz, también se ha hecho viral a nivel global. Y, de hecho, los estudiantes han recibido dos premios en el concurso internacional 2021 Make:able 3D Printing Chanllenge, que precisamente busca el mejor proyecto para personas con limitaciones en su movilidad.

No es de extrañar que la familia de Jeremy se sienta tan agradecida con estos jóvenes que, incluso, han recibido solicitudes de otras personas que quieren probar su accesorio. Solo nos cabe esperar que este pequeño proyecto tenga un gran futuro.

Continúa leyendo