Salud mental infantil en pandemia

‘Lo más terrible del contagio es el daño psicológico’: el hilo viral que muestra el daño mental de la pandemia en los niños

La pandemia nos ha quitado muchas cosas pero, una de la que más miedo nos da, es que nos arrebate la salud mental infantil, que ya se está viendo perjudicada. Este hilo lo demuestra.

“Es probable que queden secuelas, recuerdos o costumbres como consecuencia de la pandemia y que tienen que ver, sobre todo, con el mido a contraer otras enfermedades, a que aparezcan nuevos virus o a la importancia del ahorro”. Esto es lo que nos respondía Mercedes Bermejo, psicóloga y directora de la clínica Psicólogos Pozuelo, cuando le preguntábamos desde Ser Padres si la pandemia afectará a largo plazo a los que hoy son niños.

No hace falta, sin embargo, que hablemos de supuestos. Desde que se iniciase el confinamiento en marzo de 2020, la Fundación ANAR ha atendido un 145% más de llamadas de menores de edad con ideas suicidas, un 180% más que en años anteriores. Además, la AEP ya alertaba hace unos meses de que, desde otoño de 2020, se habían aumentado en un 50% las urgencias infantiles psiquiátricas.

Los datos hablan por sí solos; los expertos también han dado su opinión al respecto. Pero es que, además, la experiencia demuestra toda la teoría. Es el caso del ‘casi sobrino’ de la usuaria de Twitter @FarodelFinde, que ha mostrado en sus propias carnes el pánico a un positivo por COVID-19.

''Mamá, no lo tengo, ¿verdad?''

Pese a que prefiere mantener en secreto la identidad del pequeño, su historia ya se ha hecho viral: hasta la fecha reúne más de 8.300 likes en la red social.

Faro, que así se hace llamar en Twitter, cuenta qué pasó con el pequeño cuando se enteró de que era positivo. “El niño tiene 6, casi 7 años, con lo que lleva un tercio de su vida en pandemia. Como quien dice, debería tenerla casi normalizada, sin embargo…”, así comienza su hilo.

Cuenta que, después de llevar varios días con claros síntomas de Ómicron, su madre, íntima amiga del usuario, decidió hacerle un test de antígenos de la farmacia para ver si, efectivamente, era positivo o si era un simple catarro.

Explica que, aunque lo intentó, era imposible tranquilizar al pequeño: “Mami, dime que no lo tengo”, decía el niño mientras cruzaba los dedos y suplicaba un “porfa, porfa… no lo quiero tener”.

Pero, el test devolvió un resultado positivo que su madre, muy calmada, le transmitió: “El mundo se derrumbó. Salió corriendo a su habitación llorando, desesperado. Gritando que no lo tocasen”, continúa en el hilo. Aunque su madre corrió a abrazarlo para tranquilizarlo, este gesto solo le puso más nervioso, pues “estaba contagiando a su mami”.

“Pero como mi amiga es una madraza, le dijo que no se preocupase, que ella ya tenía el superpoder de las vacunas. Era SUPERMAMI”.

¿De veras hay que hacer pasar a los niños por todo esto?

“Lo más terrible de este contagio es el daño psicológico”, escribe el usuario de Twitter. Y es que, la historia de este pequeño es la realidad que viven muchos otros cuando se enteran de un positivo.

La cosa ha llegado a tal punto que, tal y como contábamos en esta otra noticia, muchos se callan los síntomas porque saben que sus padres no pueden cuidar de ellos en casa.

“No podemos seguir así. La saturación de urgencias no lo es todo. Pero esta pandemia nos está quitando muchas cosas. Empecemos a tomarnos esto de otra manera o lo vamos a lamentar mucho”, termina.

Pide normalización de los positivos por parte de los medios y las autoridades, pero no lo hace para poder viajar, o para poder volver a la vida de antes, si no como una petición hablando en nombre de todos los niños que ya están sufriendo las consecuencias mentales de todo lo que están viviendo desde tan pequeños.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo