Embrión equivocado

Implantaron un embrión equivocado a su mujer y ahora recuperan a su hija

Una pareja estadounidense ha vivido un episodio bastante desagradable: acudieron a una clínica de reproducción asistida donde implantaron a su mujer el embrión equivocado. Por suerte, han podido recuperar a su hija biológica.

Aunque esta noticia aumente las dudas y el miedo en padres que estén pensando o que hayan recurrido ya a la reproducción asistida como método para tener a su bebé, hemos de recordar que esta noticia responde a un caso aislado.

Y es que, Daphna y Alexander Cardinale, una pareja californiana, no podían imaginar lo que les esperaba por vivir una vez después de la luz a su segunda hija. Y es que, después de cuidar varios meses al bebé que habían tenido a través de una técnica de reproducción asistida se dieron cuenta de que no era su bebé biológico, sino el fruto de un embrión confundido. El que habían colocado en el útero de Daphna en la propia clínica y que correspondía a otra pareja que había acudido con el mismo problema que ellos.

“Esperaban ver a una niña rubia, parecida a su hija mayor. En cambio, la niña biológica salió con la piel mucho más oscura y el cabello azabache”, afirma la demanda, citada por la BCC, que la pareja ha interpuesto contra el Centro de Salud Reproductiva de California, donde llevaron a cabo todo el tratamiento de fertilidad.

Decidieron hacer las pruebas de ADN a la pequeña

Y es que fue precisamente esa una de las razones por las que decidieron hacer las pruebas de ADN a la pequeña ocho semanas después de nacer. “Parecía de una raza diferente, lo que no tenía sentido vistos los respectivos antecedentes de la pareja”, asegura la demanda.

Los resultados de esas pruebas de ADN confirmaron lo que ambos se temían: su embrión se había implantado por error a otra pareja ya que, efectivamente, esa bebé no era su hija biológica. “Me robaron la posibilidad de gestar a mi hija”, ha asegurado la madre en rueda de prensa. “No tuve la oportunidad de vincularme con ella durante el embarazo, ni de sentir sus patadas, ni de verla en una ecografía”.

Por suerte, su hija biológica ya está con ellos

Aunque fue a las ocho semanas del parto cuando esta pareja se dio cuenta de que su hija no era en realidad su hija biológica, no fue hasta  tres meses después de eso cuando supieron que su verdadera hija ya había nacido. Además, hasta un mes después de enterarse de ello no fueron capaces de recuperarla y llevarla a casa con ellos. “Mientras tanto, se vieron obligados a renunciar para siempre a la hija que Daphna gestó y con quien toda su familia se había unido irrevocablemente”, asegura la demanda.

Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo