Igualdad desde la infancia

La dura reflexión de una madre ante el ataque racista a su hijo de cinco años

''Mamá, no han querido jugar conmigo porque iba vestido todo de negro, así que no vuelvas a vestirme así''. Estas fueron las palabras del hijo de Carla Romeu. Pero, como ella reflexiona, la razón por la que no querían jugar con él no era su ropa, sino el color de su piel.

racismo
Fuente: iStock

Como informa Unicef, el impacto del racismo a lo largo de la historia ha sido devastador para la humanidad. Aunque en la actualidad las cifras han disminuido considerablemente, todavía sigue existiendo racismo camuflado (y no camuflado) entre nosotros. Sigue presente en las sociedades actuales.

Sigue presente cuando se mira con otra cara a una persona por no pertenecer a la misma etnia, raza, religión o sucedáneos. O cuando se les concede unos derechos diferentes por esa condición.

La mejor arma para combatir el racismo es, sin duda, la educación. Pero, a veces, esas manifestaciones siguen produciéndose a día de hoy. Y es justo lo que le ha pasado a Liam, el hijo de cinco años de Carla Romeu, una mamá que comparte su forma de vivir la maternidad en su cuenta de Instagram @ccarlaromeu.

“Mamá, no han jugado conmigo porque iba de negro”

Hace unos días, compartió un post en el que reflexionaba de manera profunda sobre una situación que había vivido su hijo con unos niños de su edad en el parque. “Mami, hoy en el parque no me han dejado jugar porque iba vestido de negro”, le espetó el pequeño.

Aunque su madre, a sabiendas de que esos niños no habían querido jugar con él por su color de piel y no por su color de ropa, intentó salir del paso como buenamente pudo. El pequeño contó a su madre que lloró en el parque porque estaba triste, ya que no habían querido enseñarle su juguete y porque no paraban de decirle que iba vestido de negro. “Le he prometido que nunca más le vestiré con pantalón y camiseta negra”, afirma Carla en su reflexión.

Sin embargo, a continuación, lanzaba una pregunta al aire: “¿Cómo le explico que esos niños no se referían a su ropa?”.

¿Cómo hablar con los niños sobre racismo?

De acuerdo a datos proporcionados por Unicef, desde los seis meses los bebés pueden distinguir las diferencias físicas como, por ejemplo, el color de piel. Y, a su vez, a los cinco años, ya son capaces de dar señales de prejuicio social, por lo que es necesario comenzar a educar en la igualdad. ¿Cómo?

La misma fuente asegura que antes de los cinco años, sería bueno utilizar un lenguaje adaptado para reconocer y celebrar las diferencias, así como actuar de forma justa con todas las personas.

Después de esta edad, podríais preguntar qué sabe y hablar abiertamente sobre ello y, sobre todo, con honestidad.

 

Puedes leer la reflexión completa de Carla aquí

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo