Enfados en los niños

La enternecedora reacción de un padre ante la rabieta de su niña

Si los niños tienen enfados inesperados es importante mantener la calma y saber cómo actuar. Durante la rabieta de una niña de dos años, su padre la acompaña en todo momento, graba la situación y el video se vuelve viral.

Cuando los niños tienen sus momentos de rabieta hay muchas formas de actuar. Y, sin duda, la que ha tenido este padre con su hija es una de las más adecuadas. En este vídeo que se ha vuelto viral en redes sociales, vemos como Joel Mitchell, el padre de la pequeña de dos años que no deja de llorar, acompaña a la niña durante su “enfado” de forma respetuosa y más que paciente.

Los “hermosos dos” (Beautiful Two’s) -el nombre con el que Joel ha titulado la publicación en referencia a la edad de su hija- son una etapa difícil para el desarrollo de todo niño. A esas edades comienzan a experimentar nuevas emociones que, al no ser bien gestionadas porque aún no saben cómo hacerlo, terminan desembocando en una rabieta cuando menos lo esperamos.

En estas circunstancias es muy importante nuestra compañía y la manera en que les ayudamos a superarlas. Y es que, si para ellos es complicado entender los sentimientos que están teniendo, para los padres lo es todavía más. Es especialmente complejo el hecho de tratar que ellos entiendan la situación y además conseguir calmarlos.

Por eso, lo mejor que se puede hacer es armarse de paciencia y, sobre todo, acompañarlos. Darles el espacio que necesitan para liberar sus emociones, pero al mismo tiempo, confortarlos y abrazarlos, tal y como hace Joel con su hija: deja que la niña se exprese libremente, pero estando siempre junto a ella.

 

No obstante, para todo hay opiniones y muchos son los que se muestran tanto a favor como en contra de esta forma de actuar. Por esta razón, Joel Mitchell también ha decidido subir a su página de Facebook, otro vídeo en el que explica lo que sucede en la publicación viral:

 

Así ha afirmado: "Esta no era una rabieta normal para ella. Puedes ver que era algo que se había estado acumulando por unas dos semanas, y ella simplemente no había tenido el momento correcto para dejarla salir, ya sea porque no estaba lista o porque no habíamos permitido que tuviera el espacio para hacerlo. No soy así de paciente todo el tiempo, pero cuando vi que ella iba a necesitarme, decidí ponerme en ese modo".

Lo que debemos pensar es que la intención de los más pequeños no es molestar, simplemente les cuesta comunicarse y, en especial, a aquellos que no tienen la capacidad de verbalizar lo que les sucede. Por eso, tenemos que ver estas pataletas como parte de su evolución y para que aprendan poco a poco a madurar debemos cuidar en gran medida nuestra actitud.

¿Lo mejor? Entender que no es algo negativo, sino la forma que tienen los niños de explicarnos lo que les pasa. Por este motivo, no debemos nunca perder los nervios, ni tampoco ignorarles, para que no se sientan incomprendidos. No darles la espalda, escucharlos, empatizar con ellos y no castigarlos son las mejores claves si queremos ayudarlos.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo