Primeras experiencias

La graciosa reacción de un niño al caminar por el suelo de cristal en una torre

Este peque de Tokio, a pesar de tener un añito y medio, ya ha podido experimentar algo parecido al vértigo, o al menos a sentir lo que son “las alturas”. Su reacción al pisar el suelo de cristal de una torre se ha convertido en viral.

No hay nada como hacer algo por primera vez, para bien y para mal, las sensaciones que se experimentan no tienen nada que ver con las de las siguientes ocasiones. Los grandes expertos en probar cosas nuevas son los niños pequeños, solo hay que pensar en que los primeros años de vida se dedican a vivir un montón de nuevas experiencias. Pues bien, el peque de este caso -con menos de 2 añitos- ya ha podido comprobar bastante lo que es sentir vértigo.

Se llama Kaito Morishima, y es un niño de tan solo un año y medio que se ha convertido en el protagonista de un vídeo viral gracias a su graciosa reacción.

La familia del pequeño aprovechó un día libre para ir de visita a una de las torres más altas de la ciudad japonesa de Tokio para ver con sus propios ojos las “vistas de pájaro” que ofrece la torre en cuestión. Vistas que pueden apreciarse a través de sus ventanales, pero también a través de los suelos transparentes con los que cuenta el impresionante edificio.

Como podemos ver en la grabación que se ha extendido rápidamente en redes sociales, el niño va caminando dando pequeños pasitos acompañado de su madre. No obstante, al llegar al cristal, la mujer deja que el peque continúe por sí solo y en el momento de pisar la zona transparente que deja ver a la altura a la que está el edificio respecto al suelo, el niño se queda totalmente paralizado.

De fondo se pueden apreciar las risas de los padres, mientras el niño por unos cuantos segundos se queda absolutamente inmóvil observando todo lo que hay bajo sus pies.

Tras esto, Kaito sin casi moverse, gira la cabeza y mira fijamente a sus padres con cara de no entender lo que está pasando y como preguntándose por qué le hacían eso a él. Aunque realmente en la grabación no sucede mucho más, lo cierto es que ha encantado a los usuarios por la clara genuinidad e inocencia que desprende.

No sabemos si el peque tendrá vértigo o no, o si en un futuro se acordará de ello, pero lo que está claro es que su gesto será una de las anécdotas familiares que siempre le recuerden sus padres. Y es que… ¡No hay nada como hacer cosas por primera vez!

Continúa leyendo