Temporal Filomena

La otra cara de Filomena: una niña nace en un coche en Madrid por las dificultades de la nieve

Su madre se puso de parto y, viendo la tardanza de la ambulancia, junto a su marido decidieron coger el coche y acercarse al hospital más cercano. Las fuertes nevadas que ha dejado Filomena en Madrid les impidieron llegar. Finalmente, la niña nació en el coche.

clara
Fuente: Twitter

Esta es una de las noticias que nunca nos imaginaríamos tener que dar al hablar de Madrid. Pero, tal y como nos lleva demostrando 2020, la realidad supera la ficción. El temporal de frío y nieve denominado ‘Filomena’ por los servicios meteorológicos ha dejado este fin de semana una capa de más de 50 cm de espesor en toda la Comunidad de Madrid, incluido el centro de la capital de España.

Aunque lo primero que pensemos es en la preciosa estampa blanca, lo cierto es que las complicaciones han sido demasiadas y bastante crudas. Ejemplo de ello son los más de 1000 vehículos que quedaron incomunicados en carreteras centrales como la M-40 y la M-30 el viernes por la noche y el sábado por la mañana cuando la nevada comenzaba a hacerse notar.

Tanto que los servicios municipales, bomberos, UME y Policía concluyeron que la mejor solución era dejar los vehículos en la carretera, salir a pie e ir hasta la boca de Metro más cercana.

Pero, nadie se imagina las historias que se esconden detrás de los propietarios que viajan en esos coches, ni el cometido por el que lo han cogido. Ejemplo de ello es la historia que se produjo el mismo sábado, cuando la nieve no cesaba.

Las dificultades que deja Filomena

Y es que, una mujer de 34 años se puso de parto en su casa de Madrid, en la zona de La Ventilla, en la noche del viernes. Ella, al igual que su marido, decidieron seguir el protocolo estipulado: llamar a una ambulancia y esperar. Pero, la gran nevada, que llegaba a su pico álgido entre el viernes y el sábado, ha dificultado mucho la movilidad de este tipo de vehículos y, como tal, nunca llegó.

Visto que las contracciones no cesaban y que, al contrario, cada vez eran más fuertes, la embarazada y su marido decidieron coger su vehículo privado y acercarse al hospital más cercano a su domicilio: el Carlos III, aunque no tiene unidad de maternidad.

Pero se encontraron con el mismo problema y las dificultades les impidieron llegar. Lograron acercarse hasta el acceso del Hospital, en la zona norte de Madrid, pero el coche quedó atrapado en la entrada al recinto. Y ahí mismo, en la parte de atrás del coche, tan solo con la ayuda de sus dos progenitores y debajo de una nevada histórica en la capital, nació Clara, una niña sana y salva que ha pesado 3,2 kg de peso y que se encuentra en perfecto estado, igual que su madre.

Como el Hospital Carlos III no cuenta con unidad de maternidad ni de neonatos, se informó al SAMUR de la situación y un jefe de enfermería que estaba de guardia en ese momento pudo llegar con un coche todoterreno a la zona donde estaba presenciándose el parto y trasladar a ambas a La Paz, donde fueron estabilizadas y la madre acabó de expulsar la placenta.

En redes sociales son muchos los que se preguntan por qué la niña no se llama ‘Filomena’ en culto al temporal que sacudía a su ciudad cuando llegó al mundo. Los papás decidieron que Clara era el nombre perfecto para la bebé, que se ha convertido en la segunda hija para ellos.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo