Un ejemplo de amor

La sobrecogedora foto del niño despidiéndose de su hermana que nos ha roto el corazón

Hay imágenes que hielan la sangre y situaciones que nunca deberían existir. La foto de un niño dando consuelo y acompañando a su hermana gravemente enferma es una de ellas. La historia de Addy y Jackson nos ha sobrecogido y es toda una lección de amor.

hermano dice adiós a su hermana

A Addy, una pequeña estadounidense de cuatro años, le diagnosticaron un cáncer cerebral en 2016 y desde ese momento ha estado luchando contra esta terrible enfermedad, pero, desgraciadamente, no ha podido ganar la batalla. Su hermano Jackson tiene solo 6 años, pero ha dado todo un ejemplo de fortaleza, de amor y de humanidad que su padre ha querido compartir con todas las personas que les han apoyado y animado durante estos duros años. Matt Sooter, el padre de ambos niños, publicó en la página de Facebook que había creado para apoyar la lucha contra la enfermedad de su hija, una imagen sobrecogedora que ha dado la vuelta al mundo: en ella, el pequeño Jackson aparece junto a la cama del hospital en la que está su hermana Addy. Sostiene la mano de la pequeña y acaricia su frente ofreciéndole consuelo, acompañando a su hermana en sus últimas horas de vida. Addy murió al día siguiente de ser tomada la fotografía.

El padre de ambos hermanos acompañó la fotografía con el siguiente texto: “Aquí mi hijo cogiendo la mano de su compañera de juegos, de su mejor amiga, de su pequeña hermana. Esto no debería ser así, pero así es el mundo roto en el que vivimos”, lamenta. Sin duda una imagen que rompe el corazón, pero que da una lección de amor inolvidable.

Addy padecía glioma pontino intrínseco difuso (GPID), un tipo de cáncer que se produce en el tronco encefálico.

Los padres de Addy han pedido a toda la gente que les ha apoyado y que les está haciendo llegar su apoyo que prefieren, en vez de que les envíen flores, que hagan una donación a la asociación Michael Mosier Defeat DIPG Foundation de Arkansas para ayudar a otros niños que padecen la misma enfermedad que su hija. Ojalá esta imagen no volviera a repetirse.

CONTINÚA LEYENDO