Los milagros de la vida

Lily, la ''bebé milagro'' de una pareja de 50 y 61 años

Si se habla de mantener la esperanza, seguro que estos padres saben bien de lo que hablar. Porque cuando ya la habían perdido totalmente, han sido padres a los 50 y 61 años.

Que llegue una nueva vida al mundo siempre es un milagro, pero este es uno de los casos en que lo es aún más. Los padres de esta bebé llevaban años intentando tener hijos, y cuando ya habían perdido la esperanza, lo han logrado a los 50 y 61 años de edad. Conoce aquí su historia.

El nombre de la orgullosa mamá es Susie Troxler, una mujer que había vivido mucho tiempo intentando quedarse embarazada, pero sin poder conseguirlo. Ella y su marido Tony llegaron a un punto en el que aceptaron que era imposible para ellos. Sin embargo, unos años más tarde, han descubierto que no era tan inalcanzable como pensaban.

Estos afortunados padres llevan juntos 13 años, tiempo en el que han intentado concebir sin éxito. Y es que, además de tener algunos problemas médicos que hacían más difícil la concepción, también había que tener en cuenta que la fertilidad de las mujeres disminuye con la edad. Pero todo cambió cuando conocieron a la doctora Carolyn Harraway-Smith.

Una acertada pregunta

Durante una revisión anual de Susie, cuando ya estaban acabando con el chequeo, la doctora Harraway Smith le preguntó a la mujer que si había “algo más”. Es decir, que si tenía alguna inquietud que quisiera cuestionarle.

Esta pregunta fue clave porque fue la que cambió todo, pues la reciente mamá de 50 años le respondió que ella y su marido no podían concebir. Lo que asegura la doctora es que se sintió bastante decepcionada porque hasta ese momento ningún especialista les había preguntado ni dado alternativas para poder planificar una familia.

La doctora, entonces, les informó sobre las opciones que tenían y decidieron que la fecundación in vitro era una buena alternativa para ellos.

Se trata de un proceso mediante el que se recogen óvulos maduros de una mujer para después ser fertilizados con esperma para crear embriones. Lo que hay que considerar es que es un procedimiento que puede no ser adecuado para todos, ya que también conlleva algunos riesgos como diabetes o aborto espontáneo.

Dos años de fecundación in vitro

Estos padres, Susie y Tony, que sí optaron por este procedimiento, se sometieron dos años a la fecundación in vitro, pero sin tener suerte. Sin embargo, cuando implantaron el último embrión, llegó la noticia más buscada por la pareja. Iban a ser padres: un ultrasonido fue el que finalmente hizo ver que algo se movía en el interior de la mujer.

Ahora, esta pareja ha dado por fin la bienvenida a su niña, a la que han llamado Lily y a la que conocen como “bebé milagro” por lo complicada que ha sido su llegada. Por fortuna ya está aquí, ojalá vivan muchos años de felicidad en familia.

Continúa leyendo