Posparto

María Pombo muestras las secuelas que ha dejado el embarazo en su cuerpo

Como cualquier hija de vecino, María Pombo ha notado ciertos cambios en su cuerpo después de dar a luz. Además, ha contado en redes sociales que está sufriendo un extraño ‘trastorno posparto’.

Por suerte, ha quedado atrás el tiempo en el que las famosas intentaban ocultar los cambios que el embarazo había provocado en sus cuerpos. Ahora, en un intento por normalizar el posparto y por hacer entender a sus seguidoras de redes sociales que ellas no son perfectas, todas muestran con orgullo las marcas de haber llevado un bebé dentro durante nueve meses.

Algunas, como Sara Sálamo o Emily Ratajkowski, hablan alto y claro desde el principio, pero otras prefieren esperar un poquito más. Es el caso de María Pombo quien, después de recibir numerosos mensajes de seguidoras que le contaban que ellas habían tardado más en recuperarse, ha decidido contar la realidad.

Antes de ir al grano conviene destacar que la influencer dio a luz a su hijo Martín, fruto de su relación con Pablo Castellano, el pasado mes de diciembre y que, desde entonces, hemos venido asistiendo a su rápida recuperación posparto. Tardó apenas unas semanas en volver a recuperar su figura (o, al menos, eso es lo que creíamos).

“Yo antes de quedarme embarazada no tenía esto”

Después de recibir esos mensajes, María Pombo decidía subirse la camiseta y bajar un poco sus mallas de deporte para mostrar que sigue sufriendo secuelas del embarazo cinco meses después de dar a luz. En concreto, grasa localizada en la cintura y la cadera que, según ella, antes del embarazo no existía. “Cuando digo ‘me sobra un poco’ es porque yo antes del embarazo eso no lo tenía”, bromeaba con sus seguidores.

Secuelas posparto
Fuente: Instagram

¿Veo peor?

Esa grasa localizada parece que no es lo único que ha cambiado en la madrileña después de dar a luz. Ya durante el embarazo lanzaba en redes una duda a todas sus seguidoras que estaban o que hubieran estado embarazadas: “¿vosotras con el embarazo también veis peor?”.  Ella aseguraba que no veía bien de lejos, aunque otras madres le recomendaron no alertarse, ya que es un síntoma normal. De hecho, en este artículo te contábamos que el origen de esa pérdida de visión, que puede aparecer en el embarazo y no desaparecer hasta dos o tres meses después de dar a luz, está relacionado con los cambios hormonales, pero no va más allá.

De hecho, el doctor Emilio Juárez Ecalona afirmaba aquí que el embarazo no está relacionado con un aumento de las dioptrías.

Algunas de sus seguidoras comentaban que ellas sí que habían tenido que empezar a usar gafas después de dar a luz. María Pombo, por su parte, dice que sigue padeciendo esa pérdida de visión a la que ha calificado como ‘extraño trastorno posparto’.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo