Visibilización del acoso

El mensaje de una madre tras el suicidio de su hijo por bullying que ha conmovido al mundo

Una mujer ha querido compartir su dolor tras la pérdida de su hijo de 12 años llamado Drayke Hardman, quien se ha quitado la vida tras sufrir repetidamente maltrato físico y psicológico por parte de compañeros de clase.

En las últimas horas se ha hecho viral en España a través de las redes sociales la desgraciada historia de Drayke Hardman, un niño de 12 años que, según han confirmado sus padres en los días posteriores, se suicidó el pasado día 10 de febrero.

El motivo, denuncian sus padres, sería presuntamente el acoso escolar sufrido en los últimos meses por el menor, cuestión que según las últimas informaciones publicadas por The Mirror estaría investigando la policía del condado de Tooele, en Utah, Estados Unidos, donde reside la familia.

Desde el fallecimiento de su hijo, los padres de Drayke han comenzado una campaña de visibilidad en los medios de comunicación locales y en las redes sociales. Primero fue en KUTV donde Andrew y Samie explicaron que su hijo llegó a casa de la escuela con un ojo morado y contó además otro problema con un estudiante de su instituto. Dos días después, según la versión familiar, Drayke pidió quedarse en casa en lugar de asistir a la práctica de baloncesto. Dijo encontrarse bien pero por la noche se quitó la vida. Una de sus hermanas lo encontró y fue llevado al hospital, donde finalmente falleció.

Visibilizar el acoso

En el hospital están tomadas las durísimas fotografías con las que sus padres han querido contar la tragedia familiar que viven. Lo hacen para visibilizar el acoso escolar, el bulliying, que sería la causa del suicidio del pequeño. “¿Qué haría que un niño de 12 años perdiera tanta esperanza en su corazón que se amarraría la sudadera con capucha alrededor del cuello para quitarse la vida? Una palabra... ACOSO”, denunció Andy Hardman en su perfil de Instagram. “¿Cómo hay tanto odio en nuestro mundo que permitimos que los niños lastimen a otros niños? Es simple… lo hacemos el uno al otro y ellos aprenden que está bien alimentar su falta de confianza. Creen que los hace geniales. Esto tiene que parar ya”, añadió. 

La madre  de Drayke también publicó un post denunciando el motivo principal de que su hijo se suicidara con el objetivo de denunciar y visibilizar el acoso escolar. “Tenía 12…. 12 años de edad. ¿Cómo un niño de 12 años que fue amado tan ferozmente por todos piensa que la vida es tan difícil que necesita alejarse de ella?", ha escrito Samie en la misma red social que el padre de Drayke. “Este es el resultado de la intimidación, mi chico guapo estaba peleando una batalla que ni yo podía salvarlo. Es real, es silencioso y no hay absolutamente nada que puedas hacer como padre para quitar este profundo dolor. No hay señales, solo palabras hirientes de otros que finalmente robaron NUESTRO Drayke de este lugar cruel”, ha denunciado.

“Mi corazón está destrozado, no sé cómo arreglarlo, o si alguna vez lo haré, pero pasaré cada minuto enseñando bondad en la memoria de mi amigo favorito. Su propósito aquí era enseñar bondad, mostrar amor y lo hizo absolutamente, tomó a cualquiera como amigo para que tuvieran uno. Una vez que estabas en la tribu de Drayke, estabas allí para siempre”, agregó.

En el mismo post, la madre del menor da las gracias a toda la comunidad por el apoyo recibido. Tal ha sido la difusión de la pérdida de Drayke que su equipo favorito, los Utah Jazz de la NBA, han recibido a su familia en el último partido celebrado en su cancha, donde el pequeño solía acudir con su padre. 

Toda la familia ha recibido un homenaje en el centro de la pista junto al de otra familia, la de Isabella "Izzy" Tichenor, una niña de 10 años, también de Utah, que se se suicidó a finales del año pasado presuntamente por el mismo motivo que Drayke, el acoso de sus compañeros de clase.

A través de los hasta #StandWithIzzy y #DoItForDrayke  se están denunciando ambos casos concretos y el acoso escolar en general en las redes sociales. 

Continúa leyendo